scorecardresearch

Toledo despide a Monseñor Carmelo Borobia

Mario G. Gutiérrez / F.J.R.
-

El prelado fallecía el pasado 23 de abril en Zaragoza, donde fue enterrado. Cinco obispos y una veintena de sacerdotes concelebraron el funeral por su eterno descanso

Monseñor Cerro Chaves presidió la eucaristía concelebrada por cuatro obispos y una veintena de sacerdotes. - Foto: David Pérez

Hace casi un mes del fallecimiento del que fuera obispo auxiliar de Toledo entre 2004 y 2010, Monseñor Carmelo Borobia. Por ello, y en sufragio de su alma, en la tarde de ayer se celebró una misa funeral en la Catedral de Toledo.

Presidida por el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, y concelebrada por Ángel Fernández Collado, obispo de Albacete, el actual obispo auxiliar César García Magán, el arzobispo emérito de Toledo, Braulio Rodríguez, de quien Borobia fue obispo auxiliar, y Ángel Rubio, obispo emérito de Segovia; además de una veintena de sacerdotes tuvo lugar una celebración que congregó a casi un centenar de fieles entorno al Altar Mayor de la Catedral Primada.

Cerro recordó en la homilía el Salmo 50, «Misericordia, Dios mío».Cerro recordó en la homilía el Salmo 50, «Misericordia, Dios mío». - Foto: David PérezCerro Chaves destacó el carácter «campechano» que caracterizó a monseñor Borobia durante toda su tarea pastoral, e incidió «en su pasión como pastor» que siempre estuvo presente en su episcopado tanto como obispo auxiliar , como cuando le fue encomendada la tarea de guiar la Diócesis de Tarazona entre 1996 y 2004.

Carmelo Borobia Isasa nació el 16 de agosto de 1935, en el municipio navarro de Cortes. Con 11 años, ingresó en el Seminario Menor de Zaragoza. Estudió Humanidades y Filosofía en los seminarios de Alcorisa y Zaragoza entre 1946 y 1953.

Terminó los estudios de Teología en el Seminario de Pamplona, licenciándose más tarde en Filosofía en la Universidad Pontificia de Salamanca, en 1959. Obtuvo la diplomatura en Liturgia en el Ateneo Pontificio San Anselmo (Roma, 1968) y el Doctorado en Teología (Roma, 1970) por la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino.

Fue ordenado sacerdote el 19 de julio de 1959, en Zaragoza, tras lo que ejerció como párroco coadjutor de Cadreita (Navarra). En 1961, marchó a Madrid, como capellán de la iglesia del Espíritu Santo.

Cinco años después, se fue a Roma como becario del Centro Español de Estudios Eclesiásticos de la Iglesia de Montserrat, donde obtuvo la diplomatura y el doctorado. En 1970, pasó a trabajar en la Secretaría de Estado de la Santa Sede, con Pablo VI, en asuntos de lengua castellana. En 1978, regresó a España al ser designado secretario general de la Archidiócesis de Zaragoza.

El 19 de abril de 1990, el papa Juan Pablo II lo nombró obispo titular de Elo y obispo auxiliar de Zaragoza. Fue consagrado el 9 de junio del mismo año, en la Catedral Basílica del Pilar, por el entonces arzobispo de Zaragoza, Elías Yanes. El 16 de mayo de 1996, el papa san Juan Pablo II lo nombró obispo de Tarazona.

Borobia, que fallecía el pasado 23 de abril en Zaragoza, en donde residía desde su renuncia en 2010, recibió sepultura en la en la cripta de la Catedral Basílica del Pilar, en el lado de la epístola de la cripta de la catedral mariana, junto a la de Ramón de Pignatelli, hermano de san José de Pignatelli y canónigo benefactor de Zaragoza.