La odisea de ir a la piscina

F. J. R.
-

Malestar entre los usuarios de la piscina de Santa Bárbara por la dificultad de conseguir cita previa telefónica. Piden un sistema web de reservas que el concejal de Deportes anuncia para el próximo año a la vez que pide paciencia

la odisea de ir a la piscina - Foto: Yolanda Lancha

El concejal de Deportes, Pablo García, realizó a comienzos de esta semana un llamamiento a «la responsabilidad y a la empatía» para que la temporada de piscinas de verano se cierre sin incidentes y con la satisfacción de todos los toledanos. Las circunstancias han cambiado este año por el coronavirus y las medidas de seguridad y prevención mandan, pero el sistema de acceso que ha instaurado el Ayuntamiento este año en sus piscinas no termina de ser bien aceptado por los usuarios y está provocando largas colas en las entradas de las instalaciones.
Este año solo tienen garantizada su plaza en una piscina municipal los poseedores de un abono de temporada. El resto de usuarios, tanto el que ha adquirido un abono de 15 baños como el usuario de entrada individual, deben llamar al número de teléfono de la piscina a la que desea asistir ese mismo día y reservar sus entradas. El horario de reservas es de 8:00 a 12:00 y de 16:00 a 18:00 horas. En cada llamada telefónica se pueden reservar un máximo de cinco plazas a un único nombre.
El sistema parece sencillo y lógico dadas las circunstancias, al menos sobre el papel, pero el problema al que se están enfrentando muchos vecinos es a la dificultad de conseguir que cojan su llamada telefónica. Y eso desde el miércoles, puesto que en un primer momento los teléfonos que se facilitaron estaban obsoletos y se han tenido que cambiar por unos nuevos que ya, afortunadamente, operan a pleno rendimiento.
Con todo, la cuestión de la llamada telefónica es solo hay una línea por piscina y tres horas y media de plazo para lograr el deseado reservado para instalar la toalla, lo que en estos primeros días de entrada en vigor del sistema se están produciendo retrasos y confusión. Así, si cada llamada cuenta con un plazo de atención medio de 10 minutos, entre dudas y resolución de la cita, estadísticamente solo una media de 21 personas están logrando obtener cita previa.
La imposibilidad de realizar la llamada está llevando además a muchos toledanos a acercarse a la puerta de la piscina para tratar de comprar la entrada de forma presencial, algo que el Ayuntamiento aclaró que no se iba a hacer bajo ninguna circunstancia. Como consecuencia, y poniendo como ejemplo la piscina del barrio de Santa Bárbara -que es la que más gente está recogiendo en las colas de acceso-, se acrecienta una situación de confusión y malestar entre los vecinos, que se preguntan si no sería mejor un sistema online de reserva en lugar de tener que estar llamando a un único teléfono con la esperanza de que no comunique.
El edil de Deportes, Pablo García, es plenamente consciente de esta situación y de que el sistema por el que han optado es mejorable. Por ello, han introducido una serie de cambios, como que los abonados de temporada pasen directamente sin esperar cola o que por las tardes se pueda sacar entrada en taquilla como en años anteriores, sin cita previa.
Además, ha dado instrucciones para que el personal del Patronato Deportivo tenga sensibilidad con niños y personas mayores y les facilite el acceso en lugar de tenerlos esperando al sol. El hecho de que todo usuario deba quedar registrado con nombre y apellidos, al ser un requisito de Sanidad para controlar en caso de rebrote, favorece que aumente el tiempo de espera en la puerta.
Además, muchos pueblos de los alrededores no abren este año sus piscinas y ha aumentado significativamente la llegada de más usuarios.
Con el fin de poder solventar todos estos problemas, García anuncia que el próximo año se dispondrá de un sistema de reserva online y que en la próxima semana se estrenará una nueva web del Patronato mucho más moderna y útil para los usuarios. Todo con el fin de evitar que ir a la piscina se transforme en una auténtica odisea.