Villanueva de Bogas estudia instalar cámaras por vandalismo

J.M.
-

El Ayuntamiento tacha de «intolerable» el lanzamiento de sillas, mesas y un contenedor de basuras al vaso de la piscina

Villanueva de Bogas estudia instalar cámaras por vandalismo

El alcalde de Villanueva de Bogas, José Miguel Rodríguez, está estupefacto por la imagen que presentaba el pasado día 6 la piscina municipal. Sillas y mesas hundidas en el fondo del vaso, junto con los salvavidas y el contenedor de basuras. «Había habido vandalismo alguna vez puntual, pero no tan a lo bestia», lamenta el regidor, cuya reacción primera ha consistido en estudiar la instalación de cámaras de vigilancia en el recinto. De hecho, el Ayuntamiento se ha puesto en contacto con una empresa, que ha enviado a un técnico para sopesar la cobertura.
Los trabajadores municipales se encontraron a primera hora del pasado martes con el vaso de la piscina grande lleno de mobiliario. Durante la madrugada, probablemente varios individuos acarrearon con sillas y mesas desde el chiringuito hasta la piscina para completar este acto vandálico sin ningún fundamento. «Estas imágenes son lamentables e intolerables, entre todos debemos colaborar para descubrir quién o quiénes están detrás de todos estos actos. Podría afectar al buen funcionamiento diario de la piscina municipal», publicaba el Ayuntamiento en las redes sociales para indignación de los vecinos.
Rodríguez asegura que, de momento, no han presentado denuncia ante la Guardia Civil, pero probablemente completarán el trámite en Mora los próximos días. Respecto a la instalación de las cámaras, el alcalde indicó que esperarán al cierre de la piscina municipal, a final de mes, para tomar una decisión.
Villanueva de Bogas, perteneciente a La Mancha, alcanza los 760 empadronados, población que incrementa hasta el millar en los meses de verano. «Es raro entre los jóvenes», afirma el regidor, quien no tiene pistas sobre la posible autoría, que ha desconcertado también a los chavales del municipio.
La rápida intervención de los trabajadores municipales evitó el cierre de la piscina el martes, por lo que los bañistas ni se enteraron de esta fechoría, que se une a otras causadas estas semanas en las piscinas de la provincia. Como en Yuncos, donde se retrasó la apertura  de la temporada por unos hechos similares.