scorecardresearch

«Lo han matado a sangre fría para conseguir diez euros»

Redacción
-

La investigación para esclarecer el crimen ocurrido en el parque Lineal del Polígono está resultando «muy complicada». La víctima, un joven de 21 años, fue enterrada ayer

Familiares y allegados pusieron velas y flores en el lugar donde ocurrieron los hechos. - Foto: David Pérez

Dolor y muchos llantos. Esos eran los rostros que se plasmaban en el Día de Todos los Santos en el entierro del joven que murió desangrado en el Parque Lineal del Polígono tras recibir una cuchillada en el cuello con un arma blanca de grandes dimensiones. Aproximadamente cien personas lo despidieron en la capilla del Tanatorio de Toledo. Durante la cita se apreciaba mucha presencia de gente joven, lo que se intuyen como compañeros y amigos de la víctima, de tan solo 21 años. Los familiares, aparentemente muy afectados, se despidieron de su familiar acompañando al féretro hasta el lugar de la sepultura. Todos los asistentes a la misa del entierro portaron una vela encendida en recuerdo del joven.

La investigación del crimen está resultando «muy complicada». Los agentes de Policía Nacional sólo cuentan con el testimonio del único testigo de los hechos. La circunstancia de que el autor llevara puesta una careta con la que cubría su rostro unido a la oscuridad reinante en el parque donde todo sucedió están  dificultando mucho más las pesquisas para resolver una muerte violenta que ha conmocionado a toda la ciudad. Al cierre de esta edición no se habían producido detenciones.

A la espera de que la autopsia practicada al cuerpo de la víctima aporte más datos sobre el arma utilizada en el crimen, que sigue sin aparecer, el grupo de la Policía Judicial trabaja con la hipótesis de que se trata de un robo con violencia, aunque todas las vías de investigación están abiertas. «Lo han matado por 10 euros», sostienen algunos allegados al joven, cuyo cuerpo recibió sepultura en la mañana de ayer en el cementerio municipal de Toledo.

disfrazado. los hechos ocurrieron en la madrugada de este pasado domingo entre las 2:20 y las 2:30 horas de la madrugada.  Hasta el momento ha trascendido, según ha contado el testigo presencial de la agresión mortal a la Policía, una persona disfrazada, con una careta de calavera o similar a la de la película 'Scream', les asaltó con la intención de atracarles y, a pesar de la colaboración de la víctima, recibió una herida mortal de necesidad en la zona del cuello, producida por un arma de filo de grandes dimensiones. Los sanitarios que se acercaron al lugar de los hechos no pudieron hacer nada por salvar la vida de este joven rumano, cuya familia lleva asentada en Toledo desde hace muchos años.

Este punto de la investigación no ha sido confirmado aún por la Policía Nacional, aunque los agentes se decantan, por el tipo de herida producida que el arma empleada no sería una katana. Tampoco se han confirmado los detalles del teórico disfraz de Halloween empleado por el autor de los hechos. Al parecer, el asesino frecuentó horas antes un bar cercano a la zona, y la policía está buscando indicios que pudieran llevar a su identificación.

Mientras este macabro crimen ocurrido el fin de semana de Halloween se esclarece, en el lugar donde el joven perdió la vida, amigos y familiares, han depositado velas y flores en un improvisado altar en su memoria. Ahora todos ellos quieren justicia y que el caso se esclarezca cuanto antes.