scorecardresearch

La Navidad no corre peligro de desabastecimiento

Manu Reina
-

El precio de los productos aumentará en estas fechas debido al incremento de los costes de distribución y transporte, además de la subida de la gasolina, luz o gas

Una pareja adquiere alimentos frescos y de kilómetro cero en un establecimiento comercial de ámbito local - Foto: Rueda Villaverde

Que no cunda el pánico. No habrá desabastecimiento. Ni siquiera existía esa posibilidad. Las familias podrán comprar cualquier tipo de producto con normalidad para las noches más especiales, los niños podrán rellenar sus cartas a los Reyes Magos con infinidad de juguetes, las empresas podrán celebrar sus tradicionales cenas con productos exquisitos o los grupos de amigos podrán organizar un año más el emotivo 'amigo invisible'. No cabe duda de que nadie tendrá problemas para adquirir sus productos más deseados en estas fechas tan entrañables. 

La Navidad llegará con total normalidad sin la necesidad de volverse loco con las compras. Así lo manifiestan tanto la delegada de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de Castilla-La Mancha, Itziar Fernández, como el director general de Agenda 2030 y Consumo de la región, Ramón Lara. Ambos coinciden, en base a informes y reuniones con los sectores de distribución y comerciantes, en que «no habrá desabastecimiento, no existe ningún miedo ni riesgo en este sentido y, mucho menos, habrá escasez de alimentos».

El sector de la distribución y de la venta ha actuado con rigor durante todo el año para llegar a estas navidades con todos los cabos atados. La prevención y anticiparse a los problemas han sido las señas de identidad de estas empresas que convierten estas fechas tan entrañables en una época de suma felicidad. «No hay una base real para hablar de falta de determinados productos en Navidad. Ni es nuevo ni es puntual. Otra cosa es que en estas fechas siempre haya algún producto en concreto, especialmente en juguetería, que pueda escasear, pero no tiene nada que ver con el tema de que llegue o no, sino de una altísima demanda en casos puntuales que todos los años se genera», explica Lara. 

Si bien es cierto que la incertidumbre que pueda existir en la ciudadanía, injustificada ante la situación real, se deba al encarecimiento de los costes de distribución, especialmente en aquellos productos que vienen fuera del país, ya que existe un incremento del precio de transporte que repercute finalmente en el coste final del producto. Pero eso no indica que no vayan a llegar. El aumento del coste de la gasolina, gas, electricidad o de las materias primas también repercutirá. «Los precios van a subir teniendo en cuenta todo esto porque alguien tiene que pagar ese incremento. Evidentemente, los transportistas no se van a pillar las manos y el vendedor tampoco, por lo que esa subida la va a tener que asumir el consumidor», detalla la delegada de la OCU en la región. Es decir, no habrá desabastecimiento, pero sí un incremento de los precios en la mayoría de artículos y productos.

Teniendo en cuenta todo esto, aparece en escena, como siempre, el comercio local. Esas tiendas que se encuentran en los municipios al pie del cañón y que tan buen servicio prestaron durante la pandemia. Tanto Lara como Fernández inciden en «comprar en las pequeñas tiendas y en el comercio local, que siempre están a disposición con productos de altísima calidad. Comprar en estos establecimientos ayuda además a potenciar la economía local, nuestra economía regional». «Es el momento, una vez más, de apoyar a los pequeños comerciantes que siempre nos han brindado lo mejor en cada momento y siempre están ahí a nuestro servicio, luchando día tras día», detalla la delegada de la OCU en Castilla-La Mancha. 

Ramón Lara especifica que «este año también apostamos por el consumo responsable y debemos acudir a nuestro comercio local, con productos de kilómetro 0 y autóctonos de nuestra región. Siempre enviamos además el mensaje de optar por productos sostenibles». El vino típico la tierra, el cordero o el queso son solo algunos de los manjares que atesora Castilla-La Mancha en su extenso territorio. Adquirir estos productos de cercanía permitirá también un ahorro considerable.

No cabe duda tampoco que deben seguir una vez más, año tras año, los consejos de los organismos de consumo. «Nosotros siempre apelamos a que se planifiquen las compras, indistintamente de que se pueda pensar de que hay una situación de falta, que no existe, y evitar las compras compulsivas de aquellas cosas que luego no vamos a utilizar», subraya el director general de Agenda 2030 y Consumo. 

Todo preparado para vivir unas navidades donde se prevé incluso un incremento del consumo, donde la ciudadanía volverá a tener al alcance de las manos los productos deseados, aunque habrá que mirar dos veces antes de comprar y, sobre todo, comparar precios, con tal de cuidar el bolsillo de cada uno.