«La Ley Celaá es una vergüenza de ley»

C.S.Rubio
-

El vicesecretario primero de Ciudadanos asegura que «está claro que Pablo Iglesias está trabajando para que Ciudadanos se levante de la mesa de negociación de los presupuestos»

Carlos Cuadrado, vicesecretario primero de Ciudadanos. - Foto: David Pérez

Que por intentarlo no quede. Este bien podría ser el lema de Ciudadanos en este 2020, en su lucha por cerrar un acuerdo presupuestario anticovid sin Bildu ni ERC. La pelota está ahora en el tejado del PSOE, al que le toca decidir qué cuentas quiere para España. Lo que pase hoy en el Congreso con la Ley Celaá, y más concretamente con la enmienda que elimina el castellano como lengua vehicular de la educación, será un punto de no retorno para la formación naranja. Como advierte Carlos Cuadrado en esta entrevista, si finalmente el PSOEdecide que los presupuestos se pactan con ERC y Bildu, «nosotros no los vamos a apoyar».
Toca hablar de presupuestos. Usted es el encargado de negociar las cuentas con el PSOE. ¿Hay posibilidad de acuerdo a día de hoy?
Ciudadanos todavía ve posibilidades. Nos hemos agarrado fuerte a la mesa de negociación y vamos a trabajar hasta el último momento para que el Gobierno se decida por la vía de Ciudadanos, por las políticas moderadas, sensatas, las que están pensando en la mayoría, y no por las políticas independentistas nacionalistas de Bildu y ERC.
Insisto, aún estamos a tiempo. Nuestras condiciones son claras y no deberían ser un problema para el Gobierno.
¿Qué ha pasado en estos días para que Sánchez haya pasado de hablar de la posibilidad de pactar con Ciudadanos a insistir en pactar con ERC y aceptar el apoyo de Bildu?
Evidencia las diferencias internas que hay en el Gobierno de España. Está claro que hay que hay un vicepresidente, Pablo Iglesias, que quiere un tipo determinado de socios y está trabajando para intentar que Ciudadanos se levante de la mesa, y hay otra parte del Gobierno que ve con buenos ojos las políticas de Ciudadanos, que vienen avaladas por Europa.
Podemos lleva semanas intentando poner pegas a Ciudadanos. Le diría que hasta meses, porque esto viene de la época de los estados de alarma, donde nosotros mantuvimos una posición sensata: primero salvar vidas y luego salvar empleos. Y todo ello a pesar de las provocaciones. Está claro que la posición de Ciudadanos les hace daño como socios de Gobierno, solo se sienten cómodos cuando no hay nadie al otro lado negociando.
Teníamos dos opciones: o irnos al rincón de los enfadados o intentar tener unos presupuestos lo mejor posible para España. La diferencia entre nosotros y otros partidos es que, además de decir lo que no nos gusta de este Gobierno, que lo decimos, proponemos medidas para que Podemos y los otros socios nacionalistas influyan lo menos posible.
¿Si ERC y Bildu apoyan los presupuestos, Ciudadanos va a apoyar los presupuestos?
Lo primero que hay que decir es que ya hemos conseguido muchos cosas. Han ido saliendo noticias como la de que el Gobierno no va a subir ni el impuesto al diesel, ni el Impuesto de Sucesiones, ni el IVA a la concertada, que son propuestas nuestras. Si el Gobierno quería pactar con nosotros,  sabía que estas medidas tenían que estar en los presupuestos.
Es verdad que lo hemos hecho de una forma muy discreta, no salíamos a ponernos medallas porque esto podía hacer que el otro lado del Gobierno pusiera más difícil la negociación. Hemos sido prudentes.
Pero estas eran las medidas para no presentar una enmienda a la totalidad a los presupuestos. A partir de ahora, se trata de aprobar con nosotros los presupuestos o no, y  hemos marcado unas líneas muy claras.
En el plano económico queremos que realmente lleguen las ayudas a las empresas y autónomos, para que mantengan los puestos de trabajo. No es el momento de dar créditos, es el momento de inyectar dinero. Por eso le hemos pedido al Gobierno un paquete de 7.500 millones para ayudas directas a pymes y autónomos, que  garantice que sus negocios puedan aguantar. Es lo que está pasando en países como Alemania y Francia, ¿por qué no aquí?
No estamos pidiendo recortes, sino todo lo contrario. Estamos diciendo que se ayude a la sanidad pública y privada, pero sobre todo a la pública y especialmente en Atención Primaria. Todos conocemos casos de gente que va al médico y le dan cita para dentro de 10 ó 15 días y esto no puede ser. Ahora es el momento de hacerlo.
Y luego está la pelota que han puesto los independentistas. Nosotros no podemos aceptar una ley en la que claramente el español deje de ser la lengua para los españoles en los territorios. Yo no me metí en política para esto.
Mis hijos tienen más de 20 años y no han podido estudiar en castellano, ahora ya solo nos falta que nos lo pongan dentro de una ley. Por eso no entendemos que el PP ahora se enfade y diga que no puede ser, porque fueron ellos los que permitieron que esto pasara. Que no se pueda estudiar en castellano en Cataluña no una cosa que vaya a pasar, es que pasa ya y lleva pasando años, y el PP con gobiernos con mayoría absoluta no lo cambió.
Si al final el Gobierno decide ir por la vía de los independentistas, no tendrá excusa. Vamos a estar ahí hasta el último momento por el bien común de todos los españoles.
Resumiendo, ¿si hay Ley Celaá no habrá presupuestos con Ciudadanos?
Nosotros vamos a votar en contra de la Ley Celaá porque nos parecer una vergüenza de ley, lo dijimos desde el principio y fuera del debate presupuestario. Lo que le estamos pidiendo al Gobierno es que rectifique la enmienda de eliminar el castellano como lengua vehicular de la educación, porque es importante para nosotros y no es una cuestión baladí.
Metieron esta enmienda el penúltimo día con nocturnidad y alevosía y solo para hacer daño a Ciudadanos.  Han cedido ante la presión de ERC. Es un mensaje y nosotros queremos que este mensaje vaya en dirección contraria. No queremos que modifiquen toda la ley Celaá, es un proyecto que no es nuestro, pero esa enmienda del castellano es dar un paso más allá.
¿Se sienten traicionados por el PSOE? Durante el primer Estado de Alarma se puede decir que Ciudadanos ha sido el partido más leal al Gobierno.
Más que leal al Gobierno de España, hemos sido leales a los ciudadanos. Hemos entendido que es el Gobierno que tenemos. No nos gusta, pero es el que nos tiene que ayudar a todos a salir de esta crisis.
No nos sentimos traicionados, entendemos que dentro del Gobierno de España hay diferencias, en primer lugar porque lo forman dos partidos y porque dentro del PSOE hay gente más partidaria del llamado ‘Gobierno Frankenstein’ y otros que prefieren una vía más centrada con Ciudadanos. Vamos a ver si el presidente se decide.
Hasta hace unos meses, los socialistas que reclamaban que el PSOE mirara más al centro se veían atacados por los que decían que no había nadie en el centro, pero esta excusa se les ha acabado. Si ahora están saliendo tanto líderes socialistas en los diferente territorios reclamando esto, es por Ciudadanos ha hecho sus deberes.
¿Fue un error visto ahora con la perspectiva del tiempo pasado no pactar con el PSOE cuando salían las cuentas de una mayoría?
Son momentos diferentes y tiempos diferentes. Hay quien piensa que no se hizo lo suficiente para llegar a este acuerdo y yo no entrar a valorar ahora esto, seguramente siempre se puede hacer más, pero también es verdad que por el otro lado no había interés y esto no se ha destacado en estos meses lo suficiente.
 El PSOE tiene ahora que elegir y la hora de tomar una decisión está cada día más cerca. No entendemos por qué tiene que entrar en pactos con Bildu, un partido que no tiene nada ver con el PSOE. Nadie entiende que Bildu tenga que ser el partido que influya en los presupuestos, cuando no quiere nada bueno para España, y exactamente lo mismo con ERC. Y más cuando al otro lado tienen un partido que sí les interesa España y que propone medidas para todos los españoles por igual.
Se está viendo a Pablo Iglesias empeñado dinamitar un acuerdo entre PSOE y C’s. ¿Se han llegado a sentar a la mesa con Podemos para hablar de las cuentas?
No tenemos ningún problema en sentarnos con el Gobierno de España. Nosotros no nos sentamos con el PSOE, nos sentamos con el Gobierno de España, y reconocemos que en este Gobierno está Podemos, no hay ningún problema.
En la reunión que tuvimos para hablar de presupuestos le dijimos a la cara y con claridad al representante de Podemos en el Gobierno cuáles eran nuestra medidas. Y te diré más, creo que le llegó a sorprender de la actitud de Ciudadanos, porque se pensaba que íbamos a ir con recortes y fuimos a pedir más inversión, más ayudas a las empresas y a las familias, más dinero para sanidad... Esto les rompe el discurso de que somos la ultraderecha.
Además, tampoco hemos metido en esta negociación nada identitario, que podríamos haberlo hecho. Los que nos han metido la pelotita de lo identitario y de lo que nos separa han sido ellos, creo que con toda la intención. Está claro que a Podemos no le interesa que Ciudadanos esté ahí, pero nosotros vamos a estar ahí hasta que el Gobierno tome una decisión. Si finalmente decide que los presupuestos se pactan con ERC y Bildu, nosotros no lo vamos a apoyar.
Con la que está cayendo en el mundo, ¿en serio es tan difícil llegar a un pacto entre 350 diputados? El precio a pagar por esta política de vetos entre unos y otros es el populismo.
Esta es nuestra lucha. Este miércoles en el Congreso hemos visto un debate entre Casado y Sánchez que parecía de otros tiempos. ¿Qué tiene que pasar en este país para que los políticos se pongan de acuerdo en las cosas básicas? Estamos hablando de una pandemia mundial y, aún así, son incapaces de ponerse de acuerdo por el bien general.
Es verdad que el PSOE está mirando hacía partidos como Bildu y Esquerra, pero es verdad también que el PP podría hacer más. El Gobierno tendría una posición más complicada si tuviera una oposición con la mano tendida, no solo los diez diputados de Ciudadanos.
Nosotros hemos presentado 320 enmiendas a los presupuestos, enmiendas para buscar mejoras en todos los territorios de España y para todo el mundo. Vox no ha presentado ni una sola enmienda, ¿de qué sirve esto? Si tu no presentas ninguna enmienda, ¿cómo vas a intentar mejorar la situación de los españoles?
Ciudadanos está en una situación difícil. Ha cambiado de líder, ha perdido muchos diputados después de las últimas generales, muchos afiliados y dirigentes se desligaron del proyecto a cuenta del acercamiento con el PP y ahora este intento de pacto con el PSOE está causando también muchas críticas internas. ¿Corre el peligro la formación de convertirse en un nuevo CDS? ¿Es imposible tener un partido de centro en España?
No es imposible y lo estamos demostrando. Es verdad que verdad que tuvimos el resultado electoral que tuvimos el 10-N, pagamos que los ciudadanos no nos vieran útiles, el mensaje nos quedó muy claro. Pero no es verdad que el partido esté más débil. Cuando empezó 2019 teníamos 36 diputados, no 10, pero no teníamos gobiernos ni teníamos grupos parlamentarios en comunidades que ahora sí tenemos. Y ahora tenemos un grupo muy potente en Europa que antes no teníamos. En 2019 no solo hubo elecciones generales. Ahora formamos parte de gobiernos y aquí es donde se va a ver la diferencia. Hemos conseguido bajar impuestos en Andalucía, a pesar de la crisis y la pandemia, y también hemos bajado impuestos donde gobernamos con el PSOE, como en el Ayuntamiento de Albacete. Esto quiere decir que donde está Ciudadanos se bajan los impuestos. Estamos siendo útiles y nos da igual si esta gobierno lo tenemos con el PSOE o con el PP.
Castilla-La Mancha es una rara avis. Aquí han decidido desechar al PP a la hora de firmar pactos en ciudades como Guadalajara, Albacete y Ciudad Real, a favor del PSOE. Partido con el que también han firmado un pacto por la recuperación económica. ¿Qué tiene este PSOE que no tiene el de Ferraz?
Es otra prueba más de que Ciudadanos no ha cambiado. El Ciudadanos que llegó a pactos con el PSOE de Castilla-La Mancha era el Ciudadanos de 2019, al que decían que no veía el otro lado. Pues sí veíamos el otro lado, lo que pasa es que había unas condiciones mínimas, como reconocer que la unidad de España no se pone en cuestión o que si hay que aplicar un 155 se aplique. Buscamos la utilidad y vamos a seguir defendiendo nuestros Gobiernos con el PP allí donde funcionan, pero también sacamos pecho de los gobiernos que tenemos con el PSOE, porque también están funcionando muy bien.
Hablando de pactos postelectorales, ¿por qué funcionan bien gobiernos como el de Castilla y León y el de Madrid no?
Está funcionando bien en todos sitios lo que es la ejecución de los programas y las ideas. Es verdad que depende del líder o del lugar, las cosas se ven de una forma u otra. El PP en Madrid toma decisiones que no tienen nada que ver con las que toma en Castilla y León. Además somos partidos diferentes y es normal y legítimo tener otras ideas.
En Madrid somos leales a la presidenta, pero no vamos dejar de decir lo que pensamos e influir en todo lo que podamos, pero la presidenta es la presidenta y cuando toma una decisión la respetamos. La lealtad no se discute, pero Ciudadanos no va a dejar de ser Ciudadanos por estar en un Gobierno de coalición con el PSOE o el PP.
Las elecciones catalanas son ahora una prueba de fuego para Ciudadanos. Las encuestas dan a ERC la victoria.
Espero que finalmente haya un pacto constitucionalista en Cataluña. Estamos trabajando en esto y hemos tendido ya la mano al PP y al PSOE. Las encuestas dicen que gana ERC, pero también dicen que si se presentara una coalición constitucionalista, ganaría esta coalición. Hay posibilidades, ¿por qué tenemos que renunciar a ganar?
La mayoría de los catalanes no somos ni independentistas ni nacionalistas, lo que pasa es que nos tenemos que poner de acuerdo y en esos estamos. Podemos ganar al independentismo, solo hace falta que vayamos juntos. ERC y Convergencia tienen muchas más diferencias que las que hay entre el PSOE y el PP, pero ellos no tienen problemas en unir sus votos. ¿Por qué no hacemos los constitucionalistas lo mismo?