scorecardresearch
Juan Ignacio de Mesa

Barrio de Santo Tomé

Juan Ignacio de Mesa


Tipos de interés

12/09/2022

Estar en la zona euro tiene muchas ventajas. El crecimiento que España ha experimentado a lo largo de los años transcurridos desde nuestro ingreso en la Unión Europea, ha sido espectacular. Los fondos que Europa nos manda, si los supiéramos gestionar, nos permitiría progresar en muchos de los cambios estructurales que nuestra economía precisa. Pero también debemos asumir las decisiones que adopte el Banco Central Europeo al estar dentro del euro. Los bajos tipos de los últimos años, nos han venido muy bien para financiar la deuda pública, y los últimos gobiernos nos han endeudado hasta cifras peligrosas. Y ahora tenemos que sufrir el incremento de tipos adoptada la pasada semana. Cierto es que hay que luchar contra la inflación que Europa sufre, pero la inflación actual no se debe solo a que haya exceso de dinero en circulación, o que la demanda de bienes y servicios se haya disparado. En España tenemos una inflación de las más altas de Europa, y también el nivel de paro mayor de la Unión Europea, a lo que se une un problema brutal de costes derivados del incremento del precio de la energía. Por lo tanto, si suben los tipos de interés, la economía española se va a encontrar con varios problemas. Aumento del coste de financiación de la deuda pública, en cerca de un punto, lo que implica más de 10.000 millones/año. Menos capacidad de gasto de las economías familiares, lo que implicará reducción de la demanda, menos producción, aumento del paro, etc.
Cuando a principios de los 70, tras la dimisión de Nixon a la Presidencia de los Estados Unidos por el escándalo de Watergate, Gerald Ford asumió la presidencia, tuvo que hacer frente, entre otros problemas, a unos niveles de inflación bestiales. Gerald Ford recurrió a consultar a los mejores economistas. Uno era Milton Friedman, representaste de la escuela de Chicago, su criterio era que, evidentemente, la inflación era debido al exceso de dinero en circulación y había que reducirlo, lo que limitaría la inflación por la reducción de la demanda. El otro economista era Paul Samuelson, partidario de no limitar la capacidad de la economía estadounidense para poder seguir generando riqueza. Sabía que había que evitar lo que ya se había llamado pocos años antes en Inglaterra como estanflación, es decir, inflación con estancamiento. El Banco Central ha tomado una decisión que nos afecta. A nosotros nos queda buscar otras soluciones que permitan el que la inflación se reduzca y procurar que la renta familiar disponible sea mayor, deflactando los tipos del impuesto sobre la renta, por ejemplo. Aprender de los que recurren a los que más saben para tomar las decisiones en momentos como este, no estaría mal.