scorecardresearch
Juan Ignacio de Mesa

Barrio de Santo Tomé

Juan Ignacio de Mesa


Aprender cómo gastar

11/04/2022

La economía española no está en su mejor momento. Déficit público que aumenta ejercicio tras ejercicio, una deuda pública que obliga a destinar partidas importantes a su pago y que supone que cada español que nace, en lugar de traer un pan debajo del brazo, se encuentra con una deuda de más de 30.000 euros. Baja productividad de nuestra economía y excesiva dependencia, no solo energética, del exterior. Y se puede pedir que deben bajarse los impuestos para, en cumplimiento de lo establecido en la Teoría Económica 'de la oferta' permitir que haya más dinero en manos de familias y empresas, pero esto puede suponer, a corto plazo, una peor situación de las arcas públicas, con lo que esto implicaría poner en riesgo el Estado del Bienestar.
Cierto es que la presión fiscal en España está por debajo de la media de la UE, pero esto no es debido a que los tipos impositivos sean mucho más bajos aquí que en otros países, sino a que el porcentaje de economía sumergida existente en España y que no tributa, es muy superior a la media de la UE.
Y el problema es que donde más diferencia hay en tipos impositivos entre España y la media de la UE es en los Impuestos Indirectos, con lo que, si se suben estos, repercutirían directamente en la renta disponible de las familias (Hidrocarburos, Alcohol, IVA, etc.). No se nos olvide que los portugueses cruzan la frontera para llenar los depósitos de sus coches en España, y que el turismo de alcohol está implantado entre muchos de los turistas que nos visitan.
Pero es curioso que nuestros gobernantes no pongan sobre la mesa un debate que sería muy interesante, ¿hay partidas de gasto que se pueden reducir y hasta eliminar, sin que suponga menoscabo en los servicios a prestar a los ciudadanos? No he oído a partido político alguno hablar de este asunto. Ahora tenemos la gran oportunidad que nos supone disponer de los fondos europeos. Poner en marcha proyectos tractores que pongan en vanguardia algunos sectores de nuestra economía, mejorar la posición competitiva de las empresas mediante la inversión en infraestructuras, invertir en formación. Saber en que se deben gastar esos fondos para que generen el cambio estructural que nuestra economía necesita. Todos tenemos la obligación de trabajar para dar un salto cualitativo.