Un honor para el CD Villacañas

J. M. Loeches
-

Toribio Santos deja la presidencia del club rojillo tras 34 temporadas para dar el relevo a Pepe Sesmero. Ha sido nombrado como Presidente de Honor y se mantendrá como miembro de la nueva junta directiva

Un honor para el CD Villacañas - Foto: David Pérez

34 años después, Toribio Santos ha decidido apagar los focos y dejar la presidencia del CD Villacañas. Este domingo presentó su dimisión, junto a los miembros de su junta directiva, en la Asamblea General del Club, celebrada en la sala de exposiciones del Ayuntamiento de la localidad.
Sin embargo, es imposible romper de un día para otro su amor por el club rojillo, así que se va a quedar en un segundo plano para apoyar y aconsejar al que será el nuevo mandatario, Pepe Sesmero, que llega de la mano de Santos para desarrollar una idea similar a la de los últimos años. Y con el título de Presidente de Honor. A sus 71 años.
Pero el idilio de Toribio Santos con el CD Villacañas no arrancó en la temporada 1986/87, cuando entró como presidente. Antes, había desempeñado otras funciones en la directiva. Desde entonces, han pasado 1.358 partidos, 37 entrenadores, 58 directivos y 1.508 jugadores.
Justo el curso de su llegada al sillón, Toribio Santos ya pudo celebrar el primer ascenso a Tercera División, categoría en la que permaneció durante cuatro años, hasta la temporada 1990/91. Tras ‘morder’ de nuevo la Preferente, el CD Villacañas acabó segundo en la campaña 1991/92 y dio el salto de nuevo al entonces Grupo XVII.
La entidad toledana consiguió la permanencia hasta en cuatro ocasiones. Incluso, tocó techo con un décimo puesto en el campeonato 1995/96 que, sin embargo, no tuvo continuidad por problemas internos. El club sacó la cabeza en 1998 y, tras arrancar desde Segunda Autonómica, se dejó ver de nuevo por la Primera Autonómica. en 2005, todavía con el patrocinio de Puertas Visel, fue campeón de su grupo y retornó a la Tercera División.
Tocó vivir otro año complicado en la 2005/06 y, en un final de infarto, el Villacañas acabó descendiendo como penúltimo clasificado. Arrancó entonces una etapa de once años en Primera Preferente que tuvo su bache en 2010 con la caída a la Primera Autonómica. Pero el club de Toribio Santos remontó el vuelo y, tras coquetear varios años con las primeras posiciones, logró el campeonato de Preferente en el curso 2016/17, cuando nadie daba un euro por ellos.
Se optó entonces por diseñar un proyecto para no pasar apuros y lo cierto es que más o menos salió bien, a pesar de que se tuvo que cambiar de entrenador a mitad de campaña: Faustino Manzanero por Fran Fernández. El de La Villa de Don Fadrique siguió de cara a la campaña 2018/19 y mantuvo al CD Villacañas de nuevo en categoría nacional. Yeso que el puesto 17 les obligó a descender por arrastre. Los ascensos del Villarrobledo y del Villarrubia les salvaron.
Llegó entonces Fernando Lominchar, alguien de la casa, para pelear por un escalón más. La pandemia del coronavirus no permitió al cuadro toledano progresar de la posición décima cuarta, justo en el mejor momento. La que viene abre otra oportunidad a un CD Villacañas ambicioso. Con nuevo presidente pero con las ilusiones intactas.