scorecardresearch

Al CD Toledo ya le toca definirse

J. M. Loeches
-

El cuadro de Javi Sánchez se juega parte de su futura felicidad frente al Atlético Pulpileño (domingo a las 18:00 horas)

Al CD Toledo ya le toca definirse - Foto: Yolanda Lancha

Expectación es la palabra que mejor define lo que siente la afición a horas de que arranque una nueva jornada para el CD Toledo. El cambio en el banquillo (que hasta acalla las críticas por el cambio de hora) ha reducido los calificativos de manera notable, y, aunque el partido de Socuéllamos no convenció a la mayoría, una victoria este domingo ante el Atlético Pulpileño en el Salto del Caballo permitiría respirar llenar de optimismo las tertulias improvisadas.

El nombre del rival y su procedencia invita a pensar en un partido fácil, pero aquí nadie lo es. Y menos en la situación en la que están los verdes. Sí es verdad que el CD Toledo tiene que preocuparse de sacar puntos, pero también de encontrar la identidad que persigue su nuevo técnico. Parece que hay una apuesta por atacar, pero necesita echar el candado en la parte trasera, así que, ganar con la portería a cero sería el final perfecto a la siguiente película.

Mientras Javi Sánchez cincela el equipo que quiere, se le presentan antiguos problemas. Como el de la defensa. Con Adrián Jiménez fuera sine díe, César Ortiz ha vuelto a caer y no parece que vaya a poder participar. Toca invento. Podría ser Marcos Martín o podría ser Arturo Segado, que ya jugó ahí en el Paquito Giménez. Menos dudas aporta la portería, gobernada por Olmedo, y el otro central, el único sano: Mario Gómez. Además, Gomis se colocará en el lateral izquierdo y habrá que ver quién ocupa el derecho, si Chele o Esparza. Apuesten por el segundo.

De ahí hacia adelante, si Arturo sale del engranaje, entraría Mamau, quizás con Víctor Andrés. O lo mismo la valentía le permite meter a Rodri, que sería más lógico porque el hispano-gambiano sale de lesión. Dieguito y Migue García apuntan a los costados, con Iván Cédric y Rubén Moreno en la punta del ataque. Es una apuesta, pero tienen cabida otras, y algo que está dejando claro es que le gusta la agitación.