CCOO y UGT claman una salida que «no deje a nadie atrás»

S.L.H
-

Piden a los gobiernos que cuiden de los profesionales sanitarios contratados en la pandemia, que refuercen los servicios sociales y consensúen con los sindicatos y comunidad educativa la vuelta al cole

Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras se concentraron este sábado por la mañana en el Paseo Federico García Lorca. - Foto: Yolanda Redondo

Un centenar de personas, la mayoría sindicalistas de UGT y Comisiones Obreras, acudieron ayer al Paseo Federico García Lorca, en el barrio del Polígono, para reclamar a los poderes públicos una salida dialogada a la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus, que «no deje a nadie atrás». 
En atención a los medios de comunicación, el secretario general de CCOO Toledo, José Luis Arroyo, acompañado por el miembro de la Gestora de UGT en Castilla-La Mancha, Raúl Alguacil.
Bajo el lema #VamosASalir con motivo de pedir un pacto para la reconstrucción social de España tras la Covid-19, ambos sindicatos tomaron ayer las calles en las cinco provincias de Castilla-La Mancha con el objetivo de «dignificar y poner en valor la necesidad de una salida dialogada a esta crisis», dijo Arroyo.
Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras se concentraron este sábado por la mañana en el Paseo Federico García Lorca. Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras se concentraron este sábado por la mañana en el Paseo Federico García Lorca. - Foto: Yolanda RedondoEn este punto, puso en valor los acuerdos alcanzados antes del decreto del Estado de Alarma como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) o la derogación de las bajas por enfermedad recogida en la Reforma Laboral. Pero también mencionó otros firmados después de que el virus llegara a España como la autorización de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), «fundamentales para el mantenimiento de millones de puestos de empleo en el país; la aprobación del Ingreso Mínimo Vital (IMV) o, ya en un plano más cercano, la firma del pacto por la recuperación de Castilla-La Mancha entre UGT,CCOO y la patronal regional. 
Pero ahora, una vez acabado el Estado de Alarma, toca salir a la calle, incidió Arroyo, para reclamar a los gobiernos una salida justa y dialogada a la crisis que estamos padeciendo. 
Entre las medidas que demandan los sindicatos se encontrarían el mantenimiento de los profesionales sanitarios contratados durante la pandemia para «garantizar así un sistema de salud justo para los castellano-manchegos». 
Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras se concentraron este sábado por la mañana en el Paseo Federico García Lorca. Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras se concentraron este sábado por la mañana en el Paseo Federico García Lorca. - Foto: Yolanda RedondoTambién es primordial, en opinión del secretario general de CCOO en Toledo reforzar la atención a las personas más vulnerables y mejorar la gestión en la residencias de mayores. La educación también es un eje sobre el que hay que trabajar, añadió Arroyo, y debe hacerse de manera dialogada con los sindicatos y la comunidad educativa de cara al próximo curso escolar. 
También pidió al Gobierno de Emiliano García-Page que acelere sus compromisos en lo que concierne a las ayudas para favorecer la conciliación laboral y familiar. «Pedimos que el crédito inicial de estas ayudas se amplíe», explicó.
Pero la petición de diálogo de ambos sindicatos no solo se centra en sentarse con el Gobierno regional, sino también con los ayuntamientos y diputaciones provinciales de Castilla-La Mancha. 
A preguntas de la prensa sobre el nivel de crispación que sobrevuela cualquier medida que aprueban los gobiernos regional y nacional, Arroyo manifestó que lo más correcto sería aparcar la crispación, porque «la confrontación ni salva vidas ni crea empleos. Se tiene que hacer una salida dialogada con los agentes sociales y con las diferentes instituciones con el objetivo de proteger a las personas y donde nadie se quede atrás». 


NO QUIEREN LAS SOLUCIONES DE 2007. Por ello, subrayó que políticas como los ERTE, que han sido consensuadas, «han dado muy buenos resultados» y la salida a esta crisis «tiene que ir en la misma dirección, reforzando a las personas y evitando las soluciones que se dieron en la anterior crisis de 2007, basadas en recortes y dejando en situaciones muy precarias a miles familias de Castilla-La Mancha».