Por los que murieron con las batas puestas

J. Monroy
-

El Colegio de Médicos honra durante su patrona a los doce compañeros fallecidos este año, cuatro de ellos, como consecuencia de la pandemia de Covid-19

Por los que murieron con las batas puestas

Nunca antes las celebraciones en el Colegio de Médicos de Toledo con motivo de su patrona fue tan triste, tan emotivo, tan lacrimógeno. La culpa, cómo no, la ha tenido la pandemia de Covid-19, que se ha llevado a cuatro facultativos de la provincia, que junto a los otros ocho fallecidos por otras circunstancias fueron los protagonistas del día.
Tras una recepción muy emotiva a los familiares, el sencillo acto comenzaba con un vídeo los fallecidos, elaborado por sus compañeros más cercanos, que han aportado su granito de arena en la despedida. Después, han llegado las palabras de la presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Toledo, Natividad Laín, y se entregó un diploma a los familiares de los fallecidos. El acto concluyó con una misa. Siempre, en el día de la Patrona, había una misa y cena de hermandad, una celebración que este año no se ha producido.
Despedida. «Esta pandemia ha sido cruda para toda la sociedad, pero especialmente, para los sanitarios, y desgraciadamente se nos han ido compañeros haciendo lo que han hecho siempre, lo que debían hacer y lo que ellos querían hacer, que era trabajar con sus pacientes y atenderlos lo mejor posible», explicó Natividad Laín. Carlos Torres, Carlos de Aragón, César Augusto Cueva y Miguel Ángel Pleiteado «se han muerto con las batas puestas». De ahí, que afirmó muy emocionada, «es de conciencia, de justicia y de honor rendirles un homenaje en esta casa, que es la casa de todos los médicos, celebrando este día con las familias y una representación de toda la profesión».
Por los que murieron con las batas puestasPor los que murieron con las batas puestasCasi con lágrimas en los ojos, Laín pudo apuntar que «todos somos médicos, hemos trabajado en primera línea contra el virus, y lo hemos hecho codo con codo con  nuestros compañeros sanitario, con enfermería, farmacéuticos y veterinarios, que cada uno ha aportado su granito de arena, y el resto de profesiones que se han expuesto para darnos todo en esta pandemia; pero ver a compañeros enfermar y padecer, y fallecer quizás ha sido lo más duro en estos meses».
Tras lo ocurrido, Laín lanzó también un mensaje de auxilio a la sociedad. La lucha sigue. «Lo hemos pasado y lo estamos pasando, esta pandemia ha supuesto muchas incógnitas y muchos retos a los que no estamos acostumbrados, que todavía no hemos resuelto, tenemos unas incertidumbres que estamos estudiando y todavía no hemos integrado la enfermedad en nuestra sociedad y en nuestro trabajo día a día», apuntó.
La Covid-19 sigue ahí y hay que seguir luchando con principios básicos como las mascarillas y el aislamiento. Porque, recordó Laín, los grandes avances científicos y técnicos poco han tenido que ver con la contención de la pandemia. Han sido necesarias mediadas que se llevan utilizando a lo largo de toda la historia de la humanidad, como el aislamiento y el confinamiento.


Por los que murieron con las batas puestas
Por los que murieron con las batas puestas