Santa Bernardita llega a Toledo

LA TRIBUNA / TOLEDO
-

Sus reliquias fueron trasladadas a la Catedral, a cuyo interior accedieron a través de la Puerta de Reyes. Allí fueron recibidas por el arzobispo, Braulio Rodríguez. Previamente habían sido veneradas en el Hospital de Nuestra Señora de la Salud

Santa Bernardita llega a Toledo - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes dio la bienvenida en Toledo a las reliquias de la santa francesa Bernadette Soubirous (1844-1879), también conocida como santa Bernardita de Lourdes, testigo de los acontecimientos que millones de personas en todo el mundo veneran como las apariciones de la Virgen en este enclave en 1858. Santa Bernardita, cuyo cuerpo se venera incorrupto en la ciudad de Nevers y de cuyo nacimiento se cumple en 2019 el 175 aniversario, fue la niña de 14 años que afirmó haber presenciado las apariciones en el interior de la gruta de Massabielle, a orillas del río Gave de Pau, en las afueras de Lourdes.
El traslado de sus reliquias a la sede arzobispal, donde fueron recibidas por su titular, Braulio Rodríguez Plaza, forma parte de un itinerario por casi medio centenar de diócesis que ahora está a punto de finalizar. Su llegada a tierras toledanas se produjo el pasado jueves, 6 de diciembre, cuando las reliquias de la santa francesa llegaron a Talavera de la Reina. Allí fueron veneradas en la basílica de Nuestra Señora del Prado, patrona de la Ciudad de la Cerámica, iniciándose después el traslado a Toledo, concretamente hasta la parroquia del Buen Pastor.
Ayer el protagonismo se lo repartieron el Hospital Nuestra Señora de la Salud, donde se celebró una Eucaristía y se veneraron las reliquias, y la Catedral. En torno a las 17,00 horas comenzó una procesión desde la plaza de Zocodover hasta el Templo Primado, a cuyo interior accedió atravesando la Puerta de Reyes. El blanco y el azul, los colores de la Virgen de Lourdes -cuya Hospitalidad participa en la procesión del Corpus Christi todos los años por esas mismas calles, siendo una agrupación querida y entrañable para los toledanos que asisten a ella-, se hicieron notar a lo largo de todo el trayecto. Durante su periplo fueron portadas tanto una representación de la Virgen como el relicario de santa Bernardita, encomendado por el obispo de Tarbes y Lourdes, Nicoles Brouwet, y realizado recientemente en los talleres madrileños Arte Granda. 
Posteriormente, el arzobispo de Toledo presidió la Misa en su honor y se llevó a cabo de bendición de los enfermos. Entre los participantes en la ceremonia hubo una pequeña representación de la orden de Malta, entre cuyos miembros, revestido con los característicos hábitos negros de esta agrupación, estuvo el exalcalde de Toledo Agustín Conde. La Catedral acogió asimismo ya avanzada la tarde una procesión con antorchas y la Adoración Eucarística, que tuvo lugar entre las 21,00 y las 23,00 horas.
Está previsto que las reliquias abandonen Toledo a partir de esta misma mañana, tras una Eucaristía que será celebrada en la Catedral a las 8,00 horas.
Santa Bernardita. Nacida el 7 de enero de 1844, santa Bernardita era una pastora que afirmó haber sido testigo de varias apariciones de la Virgen en 1858. Murió con tan solo 35 años, en 1879, alcanzando gran notoriedad por los supuestos milagros que se habrían sucedido. Canonizada por la Iglesia católica en 1933, su festividad se celebra el 16 de abril, por cumplirse entonces el aniversario de su muerte.