scorecardresearch

Picasso visita la 'casa' del Greco

J. Monroy
-

El toledano Museo inaugura la muestra temporal 'Picasso visita al Greco', compuesta por dos cuadros que entrarán en diálogo con los del cretense

Picasso visita la ‘casa’ del Greco

En 1898, el joven Pablo Ruiz Picasso escribía en su cuaderno de notas «Greco, Velázquez, inspiradme». La obra del artista toledano, que todavía se estaba comenzando a comprender, fue una de las tempranas influencias del malagueño. Tras 124 años, Picasso llega a la 'casa' del Greco en Toledo. Lo hace con una exposición temporal 'Picasso visita al Greco', formada por dos lienzos, que se adelanta a la conmemoración del 50 aniversario de la muerte del cubista, que tendrá lugar el próximo 8 de abril 2023.

El Museo Nacional del Greco recibe, por primera en su historia, la obra de Picasso, para quien el Greco fue fuente de inspiración a lo largo de toda su vida. Lo hace gracias a un intercambio institucional con el Kunstmuseum Basel (Suiza), que permite que hasta el 25 de septiembre se puedan contemplar 'Mujer con sombrero sentada en un sillón' y 'Venus y el amor'. En contraprestación, el Museo del Greco ha prestado 'San Juan', 'San Bartolomé' y 'San Simón', tres obras del célebre 'Apostolado' del pintor cretense. Dichas pinturas participarán en la exposición 'Picasso-El Greco', que tendrá lugar del 11 de junio al 25 de septiembre de 2022 en el museo de Basilea.

Picasso recibió una completa formación artística desde la cuna, ya que su padre, José Ruiz Blasco, tuvo una amplia carrera como pintor académico. Desde su fase de estudiante en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, sus visitas al Museo del Prado se harán habituales. Así, estableció un profundo vínculo con los maestros antiguos, especialmente Velázquez y El Greco, a los que revisitará durante toda su vida. «Si el Museo del Greco hubiera existido antes de que Picasso se marchase a Francia, habría sido, junto al Prado su museo de referencia», valoró durante la presentación de la muestra Isaac Sastre de Diego, Director General de Bellas Artes, «porque para Picasso mirar a lo genios que todavía no eran comprendidos del todo y a las artes que se consideraban devaluadas y menores fue un punto de inicio de su revolución del arte contemporáneo».

Picasso visita la ‘casa’ del GrecoPicasso visita la ‘casa’ del GrecoEn su madurez, Picasso volverá a El Greco constantemente, ya sea imitando sus tipologías (como el retrato de tres cuartos) o reinterpretando su obra. Ambos artistas, destacó De Diego, transcienden lo puramente natural, alargando las figuras, por ejemplo, «porque representar la figura humana no es solo representar la naturaleza, es representar lo que te hace sentir lo que estás viendo».

Los cuadros. El Greco fue uno de los mejores introductores del retrato psicológico en el arte español, y generó un modelo muy reconocible que, como se puede comprobar en su Museo, Picasso imitó en muchas ocasiones. 'Mujer con sombrero sentada en un sillón' dialoga en el 'Apostolado' junto a un 'San Pedro con el que se ven ciertas similitudes. Es un óleo sobre lienzo que Picasso realizó siendo un artista consagrado. En él, remite al clásico retrato de tres cuartos del arte español, pero transforma y deforma los elementos formales del cuerpo y del rostro dividido prácticamente en dos partes bien diferenciadas.

 'Venus y el amor' es un óleo sobre lienzo que representa un tema mitológico clásico, Venus, la diosa del amor, y Cupido, su compañero infantil. El estilo se caracteriza por pinceladas rápidas, grandes e impulsivas. Esta es la etapa final de Picasso, en la que realiza versiones de obras maestras, en un arriesgado diálogo con los grandes artistas del pasado. Para esta obra, el genio malagueño pudo inspirarse en la 'Venus del espejo' de Tiziano, pero también en el trazo veloz y cada vez más suelto, como inacabado, de las últimas obras de El Greco, de las que el 'Apostolado' o el 'San Bernardino de Siena' de este museo son ejemplos significativos. Por este motivo, destacó la directora del Museo, Rosa Becerril, el cuadro 'Venus y el Amor' ha sido ubicado en la Sala de la Biblioteca, frente al 'San Bernardino de Siena', característico de la producción final de El Greco.