El cernícalo primilla vuelve a Ajofrín

La Tribuna
-

Esta rapaz diurna se encuentra en situación del vulnerabilidad debido a las transformaciones experimentadas por su hábitat. Tres polluelos fueron liberados en esta localidad de Los Montes de Toledo con la intención de que regresen el año que viene

En Ajofrín se han colocado tres ejemplares que todavía están sin emplumar del todo. - Foto: Yolanda Lancha

Es el más pequeño de nuestros halcones y es una especie vulnerable. El cernícalo primilla llegó ayer a la localidad de Ajofrín, gracias a un proyecto de reintroducción de esta especie de rapaz en la que participa el Gobierno regional a través de la participación del Centro de Experimentación de Rapaces Ibéricas (CERI) de Sevilleja de la Jara. El programa cuenta también con la colaboración del Ayuntamiento de Ajofrín y el asesoramiento de personal de la Fundación CBD-Hábitat.
«El cernícalo primilla fue, hasta mediados del pasado siglo un habitante frecuente de torres, cortijos, casonas, palacios y castillos situados en regiones dedicadas a la agricultura y la ganadería extensivas, en las que podía encontrar abundantes invertebrados con los que alimentarse», explicó ayer el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero. Pero las transformaciones sufridas por el campo en las últimas décadas mermaron su hábitat y ocasionaron un importante declive, aunque en los últimos años la situación de la especie parece haberse estabilizado tras verse favorecida por numerosas iniciativas de conservación.
En Ajofrín se han colocado tres ejemplares en una cesta de una colonia de 13 polluelos de cernícalos primilla procedentes del CERI de Sevilleja de la Jara que ya se colocaron previamente los días 24 de junio y 2 de julio. El objetivo, aseguró Escudero, es que los pollos colocados ayer en Ajofrín, dentro de poco «vuelen a África y con un poco de suerte, vengan aquí el año que viene».
La reintroducción de esta especie se realiza mediante la técnica de ‘crianza campestre o hacking’, que consiste en la introducción de pollos a mitad de crecimiento en nidales adecuados en los que se aporta alimento durante unas 3-4 semanas hasta que sean capaces de volar y alimentarse por sí mismos. Una vez vuelan, se espera que algunos puedan retornar en el futuro a la zona donde se ‘liberaron’ y formar en la misma una nueva población reproductora.
Como han explicado los técnicos, los ejemplares aún están sin emplumar del todo, les faltan varios días para que puedan volar, por lo que se les coloca en el ‘jaulón de suelta’ y su cuidado posterior hasta el vuelo es realizado por personal del Ayuntamiento de Ajofrín.
Según el censo realizado en Castilla-La Mancha, se estima una población de 2.994 parejas de cernícalo primilla. La mayor población se encuentra en Ciudad Real, donde se concentra el 36% de la población detectada (1.086 parejas); le sigue muy de cerca la población de Toledo que acumula otro 30% de los efectivos (905 parejas) y entre ambas provincias acumulan más del 50% de la población autonómica (63%).
Las medidas de conservación principales para la especie como son la protección de los lugares de nidificación, evitando las afecciones a las colonias, la destrucción de nidos y molestias en el periodo de reproducción; y la conservación de los sistemas tradicionales de cultivos de cereal secano, son «condiciones por las que se trabaja desde la Consejería», subrayó Escudero. Asimismo, recordó la apuesta por la recuperación que se está realizando desde el Gobierno regional por especies tan emblemáticas como el lince ibérico, el águila imperial o el buitre negro.
En este contexto, José Luis Escudero ha ensalzado la importante labor que realiza el CERI de Sevilleja de la Jara en la recuperación de las especies amenazadas como centro de referencia regional y también nacional. Así, durante el año 2019 se han registrado un total de 1.038 admisiones, de las cuales 569 (55%) corresponden a ejemplares ingresados con vida que fueron objeto de valoración veterinaria y en su caso, de tratamiento.