scorecardresearch

El Covid afecta aún al 42% de pymes toledanas exportadoras

LT
-

Desde Fedeto advierten que, aunque se detecta una ligera mejoría con respecto a 2020, las empresas de la provincia prevén que la recuperación económica no llegará hasta el año 2022

El Covid afecta aún al 42% de pymes toledanas exportadoras

El Área Internacional de la Federación Empresarial Toledana (Fedeto) acaba de actualizar el estudio que inició en el año 2020 para medir el impacto de la crisis derivada del Covid-19 en las empresas internacionalizadas de la provincia de Toledo y su evolución a lo largo de los meses. En esta ocasión, el periodo de análisis es el primer semestre de 2021. Así, este estudio ha determinado que el 41,9% de las empresas afirma que el coronavirus sigue afectando negativamente su actividad.

Desde Fedeto han señalado en nota de prensa que, aunque el porcentaje no es bajo, si se compara con el inicio de la pandemia en 2020, cada vez son menos las empresas afectadas. El 23,3% declara que no les ha afectado, porcentaje superior al obtenido en el primer semestre de 2020, un 5,6%.

Las empresas que han participado han respondido a un formulario con 28 preguntas, todas ellas vinculadas a ámbitos como la facturación, mercados, planes de inversión, canales de venta, entre otros, así como las perspectivas de futuro.

El mercado internacional ha evolucionado positivamente en comparación con los niveles de 2020. El 37,2% de las empresas han aumentado sus exportaciones en este periodo, manteniendo así la tendencia creciente en el grado de internacionalización de las empresas encuestadas. De hecho, los últimos datos de comercio exterior en la provincia de Toledo certifican este aumento, donde las exportaciones se han incrementado un 16,5% hasta el mes de agosto, con 1,428,5 millones de euros hasta agosto de 2021.

El peso del canal online es relativamente bajo con respecto a la facturación total y el canal offline continúa siendo el medio más utilizado para la venta de productos y servicios.

Según los resultados obtenidos, el comercio electrónico supone menos del 40% sobre las ventas totales del 88,4% de las empresas encuestadas. El canal de venta offline predomina en la gran mayoría (79,1%) con una cuota relativa de más del 70% sobre el total de ventas.

Si se comparan estos datos con los resultados obtenidos en los anteriores informes, el estudio indica que no se puede afirmar que las empresas estén apostando más por el canal online. Su peso todavía es relativamente bajo con respecto a la facturación total. El canal tradicional continúa siendo el medio más utilizado para la compraventa de productos.

En cada periodo de análisis, el impacto del Covid-19 en la facturación de las empresas es menor. En el 37,2% no se ha producido descenso, lo que indica una disminución del 24,2% desde el inicio de la pandemia.

Además, las previsiones sobre inversión y desarrollo de proyectos en 2021 son más optimistas, incrementándose un 12,9% las empresas que prevén mantener sus niveles de inversión.

De otro lado, las empresas apuntan a que la recuperación llegará a partir del año 2022 (un 37,2%), mientras que el 20,9% lo tiene previsto a lo largo de este ejercicio. Asimismo, el 27,9% está creciendo por encima de los niveles previos a la crisis.

Los problemas más comunes a los que se han enfrentado las empresas de la provincia son el encarecimiento de los costes logísticos especialmente en el transporte marítimo (76,7%), dificultad para encontrar nuevos clientes (55,8%), problemas de logística y transporte (55,8%) y caída de la demanda exterior (53,5%).

El 37,2% de las empresas encuestadas ha tenido su mercancía retenida en aduanas, un 34,9% ha tenido que adaptarse a nuevas normativas sanitarias o fitosanitarias, un 30,2% se han visto afectadas por las restricciones en desplazamientos temporales de trabajadores, un 18,6% ha sufrido restricciones a la exportación y un 4,7% se ha adaptado para cumplir nuevas normativas técnicas.

Entre las medidas más utilizadas por las empresas para paliar los efectos negativos del Covid-19 se encuentran: la búsqueda activa de clientes (53,5%), reducción temporal de empleo (37,2%) y fomento del teletrabajo (37,2%).