El recurso de acogida de víctimas necesita duplicar plazas

L.G.E.
-

Se habilitó de manera excepcional para atender a las mujeres y sus hijos que abandonaron el hogar durante el confinamiento. La Junta ha autorizado una partida de 100.000 euros para su ampliación

El recurso de acogida de víctimas necesita duplicar plazas - Foto: David Esteban

«El confinamiento, que fue muy bueno para doblegar la curva del coronavirus, fue nefasto en muchas ocasiones para las víctimas de la violencia de género». La consejera de Igualdad, Blanca Fernández, explicó así la necesidad que tuvo el Gobierno regional de habilitar un recurso de acogida excepcional para estos tiempos, que se suma a los que ya había abiertos, para dar un techo a las mujeres y sus hijos que tuvieron que abandonar su hogar para escapar del agresor.
Este recurso de acogida se habilitó con una partida de 50.000 euros y se abrió el 22 de marzo. El primer ingreso se produjo el 9 de abril. Después de estas semanas de funcionamiento, la consejera ha constatado esta mañana que hace falta ampliarlo: «Necesitamos duplicar el número de plazas y prolongar el funcionamiento de este recurso». Para poder hacer esa ampliación de plazas y de duración, el Consejo de Gobierno ha autorizado hoy una partida de 100.000 euros. «Este Gobierno va a hacer todos los esfuerzos necesarios para amparar a las mujeres e hijos en una situación de extrema vulnerabilidad como es tener que abandonar su domicilio e ir a un recurso de acogida para poder preservar su salud y su vida y la de sus criaturas», expuso Fernández en la rueda de prensa que dio después de la reunión del Consejo de Gobierno.
Suben las llamadas a los teléfonos de atención. Durante las semanas de confinamiento el número de llamadas que llegaron a los teléfonos que dan atención a las víctimas de violencia de género se incrementó en torno al 27-28%, con un pico de incremento en el mes de abril.
La consejera de Igualdad explicó que en los recursos de acogida  que hay repartidos en la región se atiende a 85 mujeres y a 73 niños.Y no solo se les da un techo. «Es un recurso no solo habitacional, sino que también se trabaja en la rehabilitación psicológica, por las secuelas emocionales con las que acuden las mujeres y los niños», indicó Fernández, que además de consejera de Igualdad es portavoz del Gobierno regional.
Añadió que una vez que estas víctimas se han recuperado para poder afrontar una vida fuera del recurso de acogida, el Gobierno tiene una línea de ayudas que puede alcanzar los 6.000 euros por mujer «dependiendo de su situación económica, del número de menores que le acompaña, de si tiene necesidad de vivienda o de trabajo».