scorecardresearch

«No hay que esperar a la Fiscalía para retirar el amianto»

J. Monroy | TOLEDO
-

Podemos apunta las responsabilidades de la Junta de Comunidades, Confederación Hidrográfica y Ayuntamiento, y les sugiere que no eternicen el problema por el bien de los ciudadanos que viven cerca de la sustancia cancerígena

Restos de amianto en una finca Ramabujas, situada en el Polígono. - Foto: Yolanda Redondo

jmonroy@diariolatribuna.com

Podemos Toledo pide a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Ayuntamiento de Toledo y Confederación Hidrográfica del Tajo que «pongan remedio» a la «barbaridad» de las toneladas de amianto en forma de tuberías y polvo enterradas a escasos metros de las viviendas del Polígono, en varias parcelas de las que en su día formaban la finca Ramabujas. Lo que tienen que hacer, explicó el portavoz de la formación, Damián Villegas, es asumir sus responsabilidades y trabajar juntos para dar una solución a este problema medioambiental y para la salud. «Pedimos a las administraciones que no lo eternicen más, que, por favor, por el bien de los ciudadanos, retiren los residuos ya, que no se esperen a que la Fiscalía diga lo que hay que hacer, que lo hagan ya», afirmó.

Alfredo Díaz Cardiel, secretario general de Podemos en Toledo señalaba que «parece una vergüenza que una ciudad Patrimonio de la Humanidad, como Toledo, tenga tan cerca de casas del Polígono, a trescientos metros, semejante barbaridad medioambiental y para la salud de las personas».

Su compañero Damián Villegas hizo un recorrido histórico por el abandono de toneladas de este material cancerígeno por parte de la antigua fábrica de Ibertubo, la lucha vecinal y la pasividad de las administraciones, hasta que finalmente, la Asociación de Vecinos y Ecologistas en Acción, Plataforma en Defensa del Tajo e IU presentaron una denuncia ante la Fiscalía General de Medio Ambiente para que investigue los vertidos. Desde entonces, la Fiscalía está investigando y ha pedido a cada una de las administraciones información sobre sus responsabilidades y qué han estado haciendo hasta el momento.

Villegas criticaba que mientras el peligro para el medio ambiente y la salud de las personas está ahí, hasta el momento «las administraciones gobernadas por el PSOE y el PP lo que han hecho ha sido echarse la pelota unas a otras, sin solucionar nada». En concreto, recordó las palabras del hoy vicepresidente de la Junta, José Luis Martínez Guijarro, que cuando fue consejero de Medio Ambiente, «tuvo la desfachatez de decir en sede parlamentaria en 2010 de decir que estos residuos no eran peligroso porque estaban inertes». El PP, por su parte, «cuando ha gobernado Castilla-La Mancha tampoco ha hecho nada».

Mientras tanto, los propietarios a los que la Junta ha pedido que retiren los residuos, ya han avisado de que no lo van a hacer, porque ya se los encontraron cuando compraron las fincas, y no tienen dinero para hacer esta costosa tarea.

Responsabilidades. En concreto, apuntó Villegas, la Fiscalía ha pedido ya a la Consejería de Medio Ambiente un informe técnico de la zona, que esta ha encargado a una empresa especializada. El resultado es que se ha detectado «la presencia de fibra de amianto blanco en el ambiente de la zona, a trescientos cincuenta metros de las primeras viviendas».

El portavoz de Podemos recordó que la máxima responsable en este asunto es la Junta de Comunidades, que tiene las competencias de medio ambiente. Esta fue la que tuteló el desmantelamiento de la antigua fábrica de Ibertubo. Entonces, recuerda Villegas, se hizo con todas las garantías de seguridad necesarias, con una empresa especializada y operarios con equipos de protección individuales. Ahora, aquellos mismos residuos peligrosos que estaban en la fábrica son los que hay junto a las viviendas del Polígono, una zona en la que hay conejos haciendo madrigueras entre los residuos, y lodos de amianto que arrastran tanto el agua, como el aire, una vez secos. Mientras tanto, las mismas tuberías se están degradando.

Pero también tiene responsabilidades la Confederación Hidrográfica del Tajo, dado que los vertidos están no sólo en la servidumbre de paso de cinco metros del arroyo Ramabujas, que ya le obligarían a actuar por ley; sino en el mismo cauce, lleno de tubos de fibrocemento. Además, Villegas apuntó que la ley que fija el dominio público hidráulico continental en España fija que no puede haber un cambio de relieve de la altura de un arroyo así sin que la administración competente, en este caso la CHT, lo apruebe. Y en este lugar «se ha producido un vertido de residuos de amianto justo en la misma orilla del arroyo, lo que ha elevado esta cota». De ahí que la Confederación no pueda lavarse las manos del problema.

Finalmente, Podemos recuerda que el Ayuntamiento es competente dentro de su término municipal, y tiene que vigilar que no haya vertidos, ni escombreras incontroladas; más aún en este caso «que son residuos peligrosos».