Victoria desde las alturas

J. M. Loeches
-

El CD Toledo descorcha otro partido en la segunda parte y gana al Atletico Ibañés para mantenerse líder y rendir homenaje a Daniel Cid (3-1)

Victoria desde las alturas - Foto: Yolanda Redondo

Desde arriba se tiene más confianza y todo es más sencillo. Daniel Cid se fue justo cuando sabía que tendría más cerca a su CD Toledo. Arriba. En lo más alto. Y desde allí le ayudó a mantenerse con tres puntos más ante el Atlético Ibañés, otro rival muy aplicado pero que tampoco resistió a los rigores del Salto del Caballo.
De inicio, porque se sabe que los de Calleja son líderes y el Atlético Ibañés lo ha estado varias semanas, si no, quién diría que era un partido de candidatos. Se minimizaron riesgos en los primeros minutos y eso no contribuyó, desde luego, a ver un buen espectáculo. De ahí la que atención estuviera en la grada, con el bonito gesto de la peña Komandos Verdes con la Asociación Cultural Football-Toledo1928 de entregar una pancarta con la imagen de Daniel Cid, y con abrir los paraguas para resguardarse de la lluvia.
Al menos, el equipo visitante sí que se animó a generar algo de peligro, como en el minuto 13, en un centro desde la derecha que Marcos Moreno remató mal y a duras penas con su pierna izquierda. No tenían los de Antonio Castillo ningún miramiento en darle la pelota al contrario porque cada robo, o entrega fallida, les sirvió para correr hacia adelante y provocar los chillidos clásicos del Salto del Caballo.
Victoria desde las alturasVictoria desde las alturas - Foto: Yolanda RedondoNo daba la sensación de que cambiara nada en un instante, pero, ya se sabe, la pegada a veces calla bocas y Mario García quiso probar desde lejos con un lanzamiento que no salió ni dirigido para la portería. Cerca de la media hora, el CD Toledo empezó a combinar un poquito más en tres cuartos de cancha a expensas de encontrar un pase bueno o una pared satisfactoria. Pero en el minuto 29, Álvaro Antón decidió poner unos de esos centros desde la esquina que da pena desaprovechar. En el primer intento de remate no encontró compañero, pero la pelota le cayó a Mario García, que la empujó a las redes. Con la megafonía y los verdes ya celebrándolo, el colegiado explicó que lo había hecho con la mano. Y le sacó amarilla.
El duelo estaba disputado, intenso y con ganas de abrirse. Lo pudo hacer el CD Toledo en un pase en profundidad a Rubén Moreno que dejó al delantero solo en la disputa contra Rodri. El portero no tuvo más remedio que salir y derribarlo fuera del área. Álvaro Antón tiró de catálogo para poner el balón en la escuadra y dar trabajo de nuevo al guardameta.
A los locales se les presentó el contratiempo de la lesión Esparza a poco de llegar al descanso. Salió Robles y lo mejor que pudo pasar es que Fernández Benito pitase el descanso porque la concentración ya no era la idónea.
Victoria desde las alturasVictoria desde las alturas - Foto: Yolanda RedondoToda ese desatino de las primera partes, suele enmendarlo el Toledo en las segundas y no es novedad que en el primer acercamiento, haya cambios en el marcador. Pituli se fue por el lado izquierdo y le puso un centro al que siempre ve la portería más grande que los demás, que sin oposición a su alrededor, pudo hacer el 1-0.
Y las noticias de color verde no suelen venir sin compañía porque en la jugada posterior, el Atlético Ibañés reclamó un posible penalti de Álex Pérez. Como el colegiado dijo que no, Marcos Moreno se indignó tanto que se encaró con medio equipo contrario. Generó un tumulto que acabó con Raúl expulsado por roja directa.
Mario García también se tuvo que ir lesionados y entró Renato. El equipo de Calleja ya había impuesto su superioridad, pero entró en la dinámica de dar el balón al contrario y salir al contragolpe. Así hizo Álex Pérez el segundo, en una internada por la izquierda en la que el de Guadamur metió la pierna izquierda antes que el portero. Tras un par de llegadas sin  consecuencias, los v erdes optaron por dar unos cuantos toques insulsos para adelantar el cronómetro y Antonio Castillo se la jugó con Mondi al campo por uno de los centrales. A Calleja le dio envidia y llamó a Traore para aumentar la velocidad de las salidas.
Victoria desde las alturasVictoria desde las alturas - Foto: Yolanda RedondoEl encuentro estaba ya en un tobogán infinito desde el que podía caer a una goleada mayor o no. Se tuvo la pelota y se hicieron llegadas, pero faltó la misma convicción de los primeros goles para incrementar la renta. Encima, el horizonte se difuminó con el 2-1 del Atético Ibañés justo antes de un descuento de cuatro minutos. Cifo disparó desde lejos y el balón, tras pegar en un compañero, dio en el larguero y entró en la portería. El tanto dio demasiadas alas al Ibañés. Se fue tan arriba que Rubén Moreno bajó las pulsaciones con el tercero, ya en el descuento.