Entre el dolor y la devastación

Agencias
-

Beirut sigue sin sobreponerse de la brutal explosión en el puerto que deja ya más de 135 muertos, 5.000 heridos y un centenar de desaparecidos entre los escombros

La mayoría de edificaciones de los alrededores del puerto quedaron destrozadas. ? - Foto: Agencias

Entre el dolor por las víctimas, la devastación provocada por la brutal explosión y la estupefacción por un suceso que sigue descorcentando a todo el país, Beirut trataba ayer de sobreponerse de una tragedia que, según el último balance emitido a última hora de la tarde, se ha cobrado al menos 135 muertos y ha dejado más de 5.000 heridos. Unos números que pueden ser aún más dramáticos, pues los equipos de rescate continúan buscando a más de un  centenar de personas que siguen desaparecidas bajo los escombros.
La deflagración, cuyas causas aún se desconocen, ha sumido al Líbano e una «crisis nacional», según expresó el primer ministro, Hasan Diab, quien informó de que ya se ha abierto una investigación al respecto.
Más contundente fue el presidente del país, Michel Aoun, que atribuyó lo ocurrido en el puerto de Beirut a una «negligencia» que prometió sancionar con «el castigo más severo».
Un hombre camina entre las ruinas tras abandonar el hospitalUn hombre camina entre las ruinas tras abandonar el hospital - Foto: Agencias«Estamos decididos a seguir adelante con las investigaciones para exponer las circunstancias de lo ocurrido lo antes posible, para hacer que los responsables y los negligentes rindan cuentas y sancionarlos con el castigo más severo», apuntó, confirmando así la opción de que la causa de la explosión sería un error relacionado con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio acumuladas en uno de los almacenes del puerto, que habrían ardido por las precarias condiciones de seguridad en el lugar, de acuerdo con la prensa libanesa.
La tragedia, además, ha dejado a más de 200.000 personas sin casa y se estima que los daños provocados costarán alrededor de 5.000 millones de dólares -más de 4.200 millones de euros-, según las primeras estimaciones de las autoridades.
«Alrededor de 200 o 250.000 personas se han quedado sin hogar y estamos trabajando para proveer comida, agua y vivienda», indicó Diab, quien agregó que la deflagración provocó una enorme onda expansiva que afectó a miles de viviendas y edificios destruyendo vidrios y muros. Además, en una reunión extraordinaria, el Ejecutivo declaró el estado de emergencia durante las próximas dos semanas en Beirut, calificada de «zona catastrófica» y decretó tres días de luto oficial para honrar a las víctimas.
El Ejército se ha desplegado por las calles de la capital.  El Ejército se ha desplegado por las calles de la capital. - Foto: AgenciasMientras, los trabajos de búsqueda y rescate continuaron a lo largo de las horas, pero con mayor lentitud debido a los constantes cortes de electricidad ocasionados por las explosiones.
En busca de una causa.

El origen de la deflagración aún se desconoce, si bien los medios locales informaron de que se produjo en una zona donde hay almacenes con explosivos. En estos momentos, la principal hipótesis es que las 2.750 toneladas de nitrato de amonio acumuladas en uno de ellos estallaron por las precarias condiciones de seguridad en el lugar.
El director de Seguridad Nacional, Abbas Ibrahim, explicó que en el puerto se guardan los explosivos incautados por las autoridades portuarias de Beirut desde hace años, aunque insistió en esperar a las conclusiones de la investigación antes de adelantar causas. A este respecto, el gobernador de Beirut, Maruán Abud, reveló que había un informe de 2014 que alertaba sobre la posibilidad de que se produjera un accidente de este tipo en el puerto.