Rivalizan con pintadas en Ayuntamiento e iglesia de El Viso

J.M.
-

El alcalde atribuye los grafitis a dos pandillas de adolescentes del municipio y de Carranque que se mandan mensajes de esta manera. «216 manda», decía el aparecido en la iglesia

Rivalizan con pintadas en Ayuntamiento e iglesia de El Viso

Los actos vandálicos de mayor o menor índole traen siempre de cabeza a los ayuntamientos que intentan mediante la publicación de las gamberradas disuadir de la comisión de más indisciplinas. El equipo de Gobierno de El Viso de San Juan se encontró hace una semana con una pintada en la puerta de entrada al salón de Plenos del Ayuntamiento con un mensaje incomprensible: «215 Viso Manda». El alcalde y los concejales dejaron pasar este desmán, pero ayer amanecieron con dos nuevas pintadas como posible respuesta a la primera. «216 manda», reza la estampada en la iglesia de Santa María de la Magdalena. Y otra vez esa cifra aparece en una fuente emborronando la cerámica de un cristo crucificado cuya cara se ha tachado también.
El Ayuntamiento de esta localidad sagreña de más de 4.000 empadronados publicó ayer en las redes sociales las tres fotografías con la secuencia de los hechos que ha despertado la indignación de los vecinos. El comentario municipal se limitaba a describir lo sucedido, sin ninguna valoración. Mientras, la Policía Local, el cuerpo municipal gestionado junto con el Ayuntamiento de Cedillo del Condado, redacta un informe sobre estos actos vandálicos.
El alcalde de El Viso de San Juan, José Manuel Silgo, está convencido de que se trata de dos bandas de adolescentes de unos 14 o 15 años, una de este municipio y la otra de Carranque, que han rivalizado con estas pintadas. «No es nada que sea peligroso», afirma con seguridad en declaraciones a este diario el regidor sagreño para quitar hierro al asunto.
Las cifras que protagonizan los grafitis hacen referencia posiblemente a los códigos postales de estas dos localidades, puesto que el de El Viso de San Juan es 45215 y el de Carranque, 45216. Se trata de dos localidades vecinas, apenas distanciadas por cinco kilómetros. La banda de la primera localidad tiene incluso nombre, TL 20, como aporta el alcalde, que limita el grupo a unos 10 chavales del municipio.
El alcalde se mostró más preocupado por el daño ocasionado al patrimonio artístico de la localidad porque una de las pintadas ocupa el ancho de la puerta de entrada a la iglesia parroquial de El Viso de San Juan. «Es una puerta histórica. Lleva toda la vida. Es una puerta valiosa», aseguraba a este diario.
El Ayuntamiento de este municipio de la comarca de la Sagra publicó las fotografías apenas fueron vistas las pintadas por los vecinos. Así, el párroco desconocía todavía la aparición de los grafitis cuando este diario se interesó por conocer su opinión.
Los vecinos de El Viso de San Juan expresaron numerosas opiniones ante el anuncio del Ayuntamiento en el que evidenciaban la sorpresa y el enfado por las pintadas. «Parece que vivimos en el Bronx», decía uno de ellos en referencia a uno de los distritos de Nueva York. Otros se referían al coste público que conllevará la limpieza de estos grafitis.