scorecardresearch

Una muestra de talento compartido

M.G
-

La Escuela de Arte reúne en una muestra colectiva los trabajos finales de los alumnos que ha concluido sus estudios de Grado Medio o Superior en este centro

Sofía Cuesta y María José Muñoz posando con sus creaciones - Foto: David Pérez

Investigación, buenas ideas, creatividad y tiempo. El cóctel perfecto para cualquier obra artística. Los alumnos de la Escuela de Arte tienen muy interiorizadas estas pautas y la mejor prueba es la exposición con sus trabajos finales, una muestra colectiva que suele acoger todos los años la sala de exposiciones 'Matías Moreno' y enseña el bagaje, la emoción y el talento de todos ellos. 

«Es vuestra exposición aunque sea de la Escuela de Arte», comentó ayer el director del centro, Carlos Sánchez Gómez, durante un acto informal de inauguración que cedió su protagonismo a María José Muñoz y a Sofía Cuesta, dos alumnas que aprovecharon para relatar su experiencia y las pautas básicas a la hora de sentarse a crear. 

«En el proyecto os vais a encontrar altos y bajos, pero hay que investigar, tener ideas y una organización óptima», explicó María José, exalumna que ha terminado la especialidad de Técnicas Escultóricas en la Escuela de Artes. 

Sofía Cuesta y María José Muñoz posando con sus creacionesSofía Cuesta y María José Muñoz posando con sus creaciones - Foto: David PérezEn su caso, aprovechó toda su experiencia anterior, ya que estudió Bellas Artes y un postgrado, «para no caer en errores anteriores» y tuvo especial cuidado con el tiempo disponible para crear un aparcabicicletas, una llamativa escultura con cierta abstracción diseñada específicamente para el ámbito urbano e inspirada en las leyes europeas que exigirán nuevos espacios en las urbes para este medio de transporte.

María José vivió ayer con intensidad el estreno de esta muestra de alumnos de Grado Medio y Superior de la Escuela de Artes, un centro que cuenta con más de 400 alumnos de media prácticamente todos los años. Hacía muy poco tiempo que el director le había comunicado que es ganadora del premio regional en la especialidad de técnicas escultóricas que acaba de publicarse. Se animó a concursar en verano porque creía en su proyecto y la nota media también allanaba el camino.

En su caso, su paso por la Escuela de Artes era casi obligado. Estudió aquí Bachillerato y tras marcharse a estudiar Bellas Artes y un postgrado se dio cuenta de la necesidad que tenía en profundizar en técnicas clásicas de escultura, algo de lo que cojea unos estudios de grado más enfocados «a la creatividad y a otros usos profesionales».

Vocación. Sofía Cuesta dio muchas vueltas hasta dar con el proyecto de fin de grado. «Hay que hacer lo que a uno más le guste», aconsejó ayer a los alumnos que se acercaron a la inauguración de la muestra. Si bien, sabe por experiencia que las ideas se agolpan y hay que elegir bien, contando también con «el tiempo para que no te pille el toro». 

En su caso, optó «por representar a la mujer en el mundo del cómic» y acercar al espectador a las heroínas y personajes más destacados de una manera original, creándose a sí misma como un nuevo personaje basado en diez mujeres del cómic».

Los estudios en la Escuela de Artes finalizan con un proyecto y su director tiene claro que la mejor manera de plasmarlos es dándolos a conocer en una exposición en la que las obras se pueden ver, tocar, sentir y compartir con el resto del alumnado del centro.

Por tanto, Carlos Sánchez invitó a los nuevos alumnos a tomar ideas, aprender y, sobre todo, a compartir un rato con los autores de la exposición para despejar dudas y profundizar en proyectos ligados a los estudios de Grado Medio de Asistente al Producto Gráfico Impreso y Decoración cerámica; y a los de Grado Superior: Escultura, Gráfica Publicitaria, Ilustración, Gráfica Interactiva y Amueblamiento.