La Voz del Barrio insiste en trasladar el hospital del Valle

J.Monroy
-

En una carta remitida a la alcaldesa, le recuerda las consecuencias negativas que va a tener para Palomarejos el traslado del Virgen de la Salud si no hay alternativas sobre la mesa

El joven está ingresado en el Virgen de la Salud. - Foto: Huertas Fraile

La Asociación de Vecinos La Voz del Barrio vuelve a pedir a la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, «el traslado del hospital del Valle al Virgen de la Salud por su situación, mejor comunicación interbarrios e innumerables servicios en general que dispone Palomarejos, frente al aislamiento, carencia de servicios y deficiencia de transporte público no solo para los trabajadores del hospital del Valle, sino para los familiares de los pacientes internados en el mismo». Así lo hace en una carta remitida a finales del mes de noviembre a la alcaldesa, en la que insiste en una solución para el barrio de Palomarejos, una vez que el hospital se traslade al Polígono.
Por un lado, argumenta, «el abandono de los edificios que constituyen el hospital sin destino alguno, sufrirían un grado de deterioro, abocado además a la ocupación, robo y saqueo de las instalaciones que aún quedaran en dichos edificios». A esto se une que «si por razones claramente justificativas y ante la imposibilidad de que este complejo hospitalario no pudiera destinársele a uso sociosanitario, el Ayuntamiento conjuntamente con las otras dos Administraciones implicadas (Junta de Comunidades y Tesorería de la Seguridad Social) debe estudiar otras alternativas tendentes a que el barrio no solamente fije la población existente, sino que se vaya incrementando con población más joven construyendo en su caso viviendas asequibles para este nivel de población». Todo ello, teniendo en cuenta que la pérdida de este servicio de atención sanitaria «va a ahondar aún más en el deterioro que ya viene sufriendo el barrio con edificios públicos en desuso, como la antigua Residencia de Enfermeras, también perteneciente a la Tesorería de la Seguridad Social, que debería ser reconvertida en viviendas para estudiantes universitarios tal y como venimos reclamando».
La Asociación de Vecinos, comienza la misiva, sigue con incertidumbre y gran preocupación el inminente traslado del hospital y el impacto que este hecho va a suponer para Palomarejos como barrio residencial, «ya que su traslado provocará un tremendo terremoto entre los vecinos y comerciantes, con efectos directos y negativos para el total de los 253 comercios y establecimientos ubicados en esta zona, y ello sin contar con los existentes en el barrio próximo de Santa Teresa, algunos se verán obligados a cerrar con la consiguiente supresión de puestos de trabajo, siendo además imparable la retención de la población joven y la pérdida de personal sanitario, y como consecuencia se producirá la desvalorización del conjunto, un descenso habitacional y un retroceso en el desarrollo y mantenimiento socioeconómico del barrio».
Responsables. La Voz del Barrio recuerda que el Ayuntamiento y la Junta son las administraciones responsables, a las que corresponde adoptar las decisiones y las medidas que se consideren necesarias para garantizar las condiciones de habitabilidad y de calidad de vida «no solamente de este barrio mas afectado directamente sino de los barrios adyacentes, evitando que los niveles que han conseguido se pierdan o deterioren por desconocimiento, desidia, ignorancia o incapacidad de sus dirigentes, a los que los ciudadanos han elegido para que atiendan sus necesidades y resuelvan sus problemas».
Sin embargo, se lamenta la Asociación, más allá de declaraciones más o menos rimbombantes, no está siendo así. 
Lo cierto es que ninguna de las dos administraciones, lamenta la carta, «se ha pronunciado con rotundidad y claridad sobre las dos cuestiones que plantea la marcha del hospital Virgen de la Salud». La primera sería en qué condiciones quedará la atención sanitaria de los vecinos de Palomarejos y de los barrios adyacentes de Santa Teresa, Poblado Obrero, Buenavista y San Antón, que forman un núcleo de población tanto o más importante que el Polígono. Tampoco queda claro qué uso o destino van a tener los edificios que albergan el conjunto del hospital Virgen de la Salud, en el supuesto de que el terreno sea de propiedad de la Tesorería de la Seguridad Social (algo que nadie ha certificado hasta ahora), o se trata de una propiedad privada cedido con una cláusula finalista para uso sanitario. Y además , teniendo en cuenta el destino de la volumetría que tiene asignado el solar, si tiene lugar la obligada reconversión urbanística.
Para concluir, la Voz del Barrio recuerda a Tolón que el Ayuntamiento es conocedor de que en Palomarejos existen zonas que se encuentran deterioradas física y socialmente, con rentas por debajo de la media y alta incidencia de desempleo. «Tenemos una población envejecida por encima de la media», apunta la carta. Una población inmigrante en situación precaria y una insuficiencia de ocio positivo para niños y jóvenes,» por lo que demandamos servicios para un barrio que consideramos bastante olvidado». Son ludotecas, espacios acondicionados para eventos culturales y de todo tipo, y sobre todo una descentralización municipal de actividades culturales, de festejos, de talleres, etc. De ahí que le la Asociación concluya que «¡Toledo no solamente es el casco histórico! Son los barrios periféricos, y ahí nos encontramos nosotros».