Reivindicación del otro cine toledano

La Tribuna
-
Reivindicación del otro cine toledano - Foto: Yolanda Lancha

El curso 'Los Lunes al Sol' finalizó en la Real Fundación de Toledo con la charla «Paul Naschy merodea por el Miradero: Sexo y terror en el cine toledano», por parte del historiador del arte y periodista Adolfo de Mingo Lorente

El historiador del arte y periodista Adolfo de Mingo Lorente, redactor de La Tribuna, puso punto final al curso ‘Los Lunes al Sol: Toledo y otras historias’, organizado por el Museo Sefardí y celebrado en la sede de la Real Fundación. La conferencia, cuyo título fue «Paul Naschy merodea por el Miradero: Sexo y terror en el cine toledano», recorrió las principales películas relacionadas con el cine fantástico, cine erótico y cine de terror desde los mismos orígenes del cine mudo. Así, recordó títulos como Los misterios de la Imperial Toledo (José Buchs, 1928), Las joyas del diablo (José María Elorrieta, 1969), El diablo se lleva los muertos (Mario Bava, 1973) o El chulo (Pedro Lazaga, 1974), entre otros. También recordó a figuras como los recientemente fallecidos Chicho Ibáñez Serrador -que dirigió en Ciruelos, cerca de Aranjuez, ¿Quién puede matar a un niño? (1976)- o Analía Gadé (1931-2019), protagonista de El monumento (José María Forqué, 1970).
En una segunda parte, la disertación recogió la trayectoria del actor, guionista y director Paul Naschy (1934-2009), de cuya muerte en Madrid pronto se cumplirán diez años. Además de señalar los principales arquetipos que interpretó dentro del denominado «fantaterror» español, equivalente al «giallo» italiano -como el licántropo Waldemar Daninsky, el jorobado de la morgue, el barón Gilles de Lancré o el inspector de policía Paolo Scaporella, entre otros-, el conferenciante destacó especialmente sus películas filmadas en Toledo, como El retorno de Walpurgis (Carlos Aured, 1973) o La bestia y la espada mágica (Paul Naschy, 1983).
«Frente a la generalizada idea de Toledo como escenario de los clásicos de la literatura trasladados al cine -explicó el conferenciante-, aquí se han hecho multitud de películas completamente diferentes». La ciudad ha sido testigo del erotismo costumbrista de grandes títulos del Landismo, como No desearás al vecino del quinto (Tito Fernández, 1970), e incluso ha figurado en experimentos pornográficos como Delicato (Nick Milliard, 1970), una película que comparte elementos con clásicos como Europe in the raw (1963), de Russ Meyer.
Al finalizar la conferencia, parte de los asistentes iniciaron un debate acerca de la necesidad de que Toledo cuente con una institución especializada en la conservación, investigación y difusión cinematográfica, ya que es la única región española que no cuenta con una filmoteca.
Adolfo de Mingo Lorente (Madrid, 1979) estudió Historia del Arte y Periodismo en la Universidad Complutense y la Universidad Carlos III de Madrid. Ha trabajado como periodista cultural desde hace alrededor de veinte años, la mayor parte de ellos como redactor del periódico La Tribuna de Toledo (Grupo Promecal). Su labor ha sido reconocida con galardones nacionales como el III Premio Adelta (2018), el XXIII Premio Álvaro Cunqueiro (2017), los XVI Premios Don Quijote de Castilla-La Mancha (2010) y los Premios Santiago Camarasa (2005 y 2008). Como historiador, ha desarrollado una doble línea de investigación: la historia de la arquitectura del siglo XVIII y las relaciones entre el cine y la historia del arte. Es autor de ocho libros y de más de una veintena de publicaciones en revistas especializadas, trabajos colectivos y comunicaciones en congresos nacionales e internacionales. Sus últimos libros son: Pasión por Toledo: 15 años del Consorcio de la Ciudad de Toledo (2017); El Greco (1952): El documental perdido de Antonio Navarro Linares (2015) y El Cine de la Santa: Teresa de Jesús en la Gran Pantalla, 1925-2015 (2015). En 2016 ingresó como miembro numerario en la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, con el discurso Duelo a muerte ante la Puerta del Cambrón (Toledo en el cine).