Mano a Mano

Miguel Trinidad


El peligro de jugar con fuego

30/10/2020

Tras sumar cuatro de los seis puntos posibles en lo que llevamos de competición, el CD Toledo recibirá a uno de los ‘cocos’ del grupo como el CD Guadalajara este domingo a las 17:00 horas. Los alcarreños, aún en construcción, están pasándolo mal en su gira ante los equipos toledanos (1-1 en Villacañas y 0-1 ante el CD Illescas) y, por el momento, el Mono Montoya no consigue dar con la tecla.
Al CD Toledo por su parte le ha valido de momento para sumar ante dos de los equipos más correosos del grupo, como el Azuqueca de Sergio Rubio (1-0 en casa) y el CD Torrijos (1-1). Si uno mira de pasada, los números pueden ser suficientes para el optimismo, de hecho lo son, pero, si se analizan ambos encuentros, los verdes sufrieron muchísimo y dependieron de diversos factores ajenos a lo estrictamente futbolístico.
El equipo hasta ahora defiende bien la idea de su míster, replegaditos, contundentes, sin cometer errores y el partido en sí te irá mostrando el camino. Una idea más que respetable a la que las cifras le dan la razón, ya que el único objetivo es subir o subir para no quedar en el limbo futbolístico. Sin embargo, no hay que olvidar que, aunque hay jugadores de mucha calidad arriba, al equipo le está costando llegar adecuadamente a la portería contraria antes de la primera hora de cada encuentro. El sistema defensivo está bien estructurado con buenas ayudas y permutas, y con jugadores que van bien a la presión, pero le falta decisión a la hora de salir en las transiciones ofensivas hasta pasado el minuto 60. Eso provoca jugar demasiado con fuego.
Los dos goles que hasta el momento han anotado los de Aguirre llegaron en el mismo minuto (85) y con el mismo autor: Pituli. El primero, ante los alcarreños, tras una gran intervención del guardameta del Azuqueca Miguel Ángel a disparo de Rubén Moreno; y el segundo, de penalti dudoso tras un posible derribo de Machuca a Titi. Con todo esto no hay que olvidar que al Azuqueca le anularon un gol legal en el Salto del Caballo y el Torrijos tuvo serias ocasiones de anotar también, a parte de su penalti dudoso de compensación. Avatares del juego que hacen que igual que la moneda salió cara, en otros momentos podría salir cruz, algo que le ha salido al conjunto toledanista en múltiples ocasiones en el pasado reciente.
En un equipo con jugadores como Rubén Moreno, Álvaro Antón, Fran Sabaté, Cifo, Álex Martín, los Carlos o Esparza (unido a un Pituli ideal para los últimos veinte minutos), y teniendo atrás a bestias como Mansour, Cubero o César Ortiz, se debe intentar matar los partidos desde el inicio para evitar sustos que cuestan puntos que ya no volverán. De otra forma, el que acaba jugando con fuego siempre se acaba quemando y la afición del Salto del Caballo no duda en prender la mecha cuando algo no le agrada.