Toledo mantiene abiertos el 20% de los locales permitidos

M.G
-

La Asociación de Hostelería teme que el paso a la segunda fase provoque más problemas económicos por los pagos a la Seguridad Social de los trabajadores. Toledo capital se ha quedado sin 2.500 turistas diarios

Toledo mantiene abiertos el 20% de los locales permitidos - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La imagen llega y vale más que mil palabras, como se suele decir. Por eso, a la Asociación de Hostelería y Turismo de Toledo se le ocurrió un original acto público para dar a conocer sus reivindicaciones al Gobierno y su delicada salud a través de la lectura de un manifiesto, de las declaraciones a los medios de comunicación de algunos representantes y de una curiosa performance sobre la muerte del sector con una furgoneta negra en la que se podía leer ‘funeraria para la hostelería’ y unos cadáveres m uy representativos, las mesas y sillas de cualquier restaurante para figurar la muerte de un sector que aglutina bares, cafeterías, restaurantes,  locales nocturnos y alojamientos.
El guión también incluía la presencia de varios chefs toledanos conocidos, como Pepe Rodríguez,  jurado de Masterchef y propietario de ‘El Bohío’, Iván Cerdeño, Carlos Maldonado y Adolfo Muñoz, pero únicamente este último asistió a la convocatoria celebrada en Zocodover en la que se pidió mayor diálogo y visibilidad para un colectivo con una fuerte crisis.
La fase uno de la desescalada no ha supuesto mucho alivio, según se dio a entender desde el colectivo, y únicamente han vuelto a la actividad  en la provincia un 20% de los establecimientos que lo tenían permitido. De momento, habrá que esperar a la llegada de la segunda fase, prevista el próximo lunes, para ver cómo se va reactivando el sector con la entrada de los establecimientos sin terraza.
«Nos puede aliviar o no pasar de fase porque tal y como están los ertes los que abran tendrán gastos de la Seguridad Social estén o no sus empleados afectados por estos expedientes», apuntó el presidente de la asociación, Tomás Palencia. Subrayó en varias ocasiones que las cuentas no encajan y añadió que los que conocen bien las cuentas de explotación de cualquier negocio de hostelería sabe «que con el 50% no es viable».
Por su parte, el presidente de Saborea España, Adolfo Muñoz, también manifestó su preocupación por la desescalada y por la escasa actividad que puede producirse en lo que queda de año ligada a la amenaza del virus y la falta de vacuna. El colectivo echa en falta un mayor impulso del Gobierno y mira de reojo a Francia, cuyo Gobierno ya ha anunciado que destinará 18.000 millones de euros para rescatar el sector , y considera necesario que el Gobierno de España impulse medidas con cierta rapidez para comenzar con la reactivación de los negocios tras dos meses y medio con el cierre echado.
optimismo. Adolfo Muñoz tiene claro que la hostelería y el turismo irán dando pequeños pasos, pero sabe que resultará complicado que el negocio supere «el 30% de las ventas este año» debido a  la pandemai que ha provocado el virus. «No nos hemos caído, nos han tumbado y nos tenemos que levantar con actitud positiva, con mascarilla y seguridad, y si ahora hay que dar 20 comidas en vez de 60 pes tendremos que hacerlo para ir recuperando lo ganado en los años 80 y 90».
El chef toledano explicó las dificultades que tuvieron los cocineros y camareros en esos años para sacar adelante sus negocios, pero cree que debe regresar ese espíritu y luchar para paliar los efectos de la falta de turismo, de esos «2.500 turistas» que visitaban a diario Toledo y mantenían a buena parte del sector en la ciudad.
Para ello, Adolfo también cree que hay que dar pasos y buscar nuevas fórmulas, como un servicio de comida a domicilio, precios especiales y otras iniciativas que incentiven las ventas en estos momentos. A pesar de que resulta imposible suplir el perfil que ofrece el cliente turista, entiende que ha llegado el momento de conseguir que los toledanos vayan «más de tapas y salgan a comer o cenar los fines de semana».
un buen ejemplo. El delegado de la asociación en Talavera, Valentín Moreno, aseguró que la situación de la ciudad no es buena, como ocurre en todas parte, pero lanzó un mensaje de agradecimiento al Ayuntamiento por su implicación y ayuda, ya que ha suspendido las tasas de las terrazas hasta el 30 de septiembre, el pago del agua durante el estado de alarma y la tasa de basura.  El handicap de Talavera, según explicó, es el escaso turismo desde hace tiempo, lo que obliga a buscar la manera de reiventarse para conseguir mayor afluencia de turismo.