8-M plantea las paradas a demanda nocturnas en el bus urbano

I. G. VILLOTA / TOLEDO
-

El colectivo explica que algunos conductores «de manera voluntaria» ya están parando a mujeresfuera de las paradas establecidas en zonas solitarias, pero creen que podría hacerse de forma reglada

8-M plantea las paradasa demanda nocturnas en el bus urbano - Foto: Yolanda Redondo

En ciudades como Vigo, Bilbao y Tarrasa ya se hace. Zaragoza lo estudia y parece que Toledo podría empezar a hacerlo. Son las paradas de autobus a demanda por las noches para mujeres. Es una de las fórmulas habilitadas para evitar el acoso, para evitar que las mujeres se sientan perseguidas o violentadas cuando bajan del autobús. Un miedo y sensación de angustia que «todas hemos sentido», apunta con acierto la portavoz de la Plataforma 8-M, Ana Miranda, quien plantea esta opción al Ayuntamiento de la ciudad.
Explica que algunos conductores y conductoras «de manera voluntaria» ya están parando a mujeres fuera de las paradas establecidas en zonas solitarias, pero creen que podría hacerse de forma reglada. «Sabemos que algún conductor ha parado a chicas fuera de la parada a petición de ellas atendiendo a situaciones concretas, pero esto es la voluntad del conductor. Quizá debería ser una norma», apunta.
El método utilizado en otras ciudades es sencillo. Se trata de fijar paradas intermedias o a demanda, dentro de la ruta oficial, que permitan a las mujeres aproximarse lo máximo posible a su punto de destino y tener que caminar el menor tiempo solas de noche.
En este sentido, la Plataforma quiere que se cuente con su opinión en el rediseño del servicio de transporte urbano, anunciado con motivo de la futura apertura del nuevo hospital de Toledo. Creen que puede ser una buena oportunidad para hablar de estas cuestiones.
La pasada legislatura, la entonces edil de Igualdad, Inés Sandoval, hoy directora general de Vivienda de la Junta, abrió la posibilidad de poner en marcha las paradas a demanda, convencida de la necesidad de humanizar las ciudades desde la experiencia de las mujeres, por transformar nuestros barrios con su mirada, por diseñar un Toledo, en servicios y en urbanismo, desde una perspectiva igualitaria.
«No somos un colectivo, somos más del 50 por ciento de la sociedad», subrayaba Sandoval, insistiendo en que la Concejalía de Igualdad no es un compartimento estanco, sino que debe impregnar a todas las áreas. «La perspectiva de género se debe aplicar al urbanismo, a la movilidad, al transporte, a la seguridad ciudadana, a la vivienda o al empleo», comentaba, algo en lo que se tiene que trabajar desde el compromiso.