CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Casado toma la iniciativa

24/11/2020

Hasta ahora, era Vox la que tomaba la iniciativa contra el gobierno a través de declaraciones hirientes – electoralmente muy fructíferas- y con la convocatoria de manifestaciones blandiendo la bandera de España como si fuera el único partido que defiende los valores patrios. Hasta ahora. El pasado domingo el PP convocó a una manifestación contra la Ley Celaá en una treintena de ciudades y fue un éxito. Se sumaron Vox y Ciudadanos, pero fue Casado el único líder de los tres partidos que apareció, conduciendo un coche junto a Isabel Ayuso, mientras brillaron por su ausencia Abascal y Arrimadas, aunque acudieron Iván Espinosa de los Monteros y Begoña Villacís.

Pablo Casado se ha tomado en serio, al fin, el liderazgo de la oposición. Rompió puentes con Vox en el debate de la moción de censura y, desde entonces, no desaprovecha la oportunidad para marcar distancia con la extrema derecha y hacer alarde de moderación y centrismo. Este lunes ha anunciado además en la Cope que no tiene en mente llegar a acuerdos electorales con Ciudadanos y Vox, sino que su objetivo es captar votos de desencantados de esos dos partidos.

Ciudadanos va por libre con su doble política de conseguir por un lado que Sánchez rectifique algunas de sus decisiones intragables incluso para la mayoría de sus propios militantes y, por otro, echar por tierra el argumento de Sánchez de que se ha visto obligado a echarse en brazos de Bildu por falta de apoyos para aprobar los Presupuestos. Nueva mentira del presidente, puede contar con Arrimadas para sacarle las castañas del fuego. Pero la gran incógnita actual es ver a dónde conduce la rectificación que ha hecho Pablo Casado y si conseguirá incrementar sus escaños frente a Vox, que le estaba comiendo el terreno.

Vox aparece hoy como desnortado. Abascal y Ortega Smith han perdido protagonismo, y son Olona y Espinosa de los Monteros los que provocan adhesiones encendidas. Pero la dirección está cometiendo errores de bulto, el principal no presentar enmiendas a los Presupuestos y sustituirlas por vídeos y comentarios en las redes sociales. Si creen que los españoles son tontos se equivocan: que un partido no presente enmiendas a los PGE significa que no tiene un equipo económico suficientemente sólido como para dar respuesta a la ley más importante que se lleva al Parlamento.

La demagogia está bien para un ratito, o como entretenimiento. Pero hacer oposición con vídeos más o menos ingeniosos es propio de organizaciones que no tienen peso ni poso. En ningún caso es la estrategia que debe seguir un partido que aspira a gobernar algún día.

Vox acaricia la idea del sorpasso al PP en unas próximas elecciones. Es pronto para hacer predicciones, pero independientemente de lo que ocurra en Cataluña, con una sociedad que inclinada hacia los extremismos, no parece que Vox atine con el trumpismo. De hecho, Trump ha sido derrotado por un Biden que ofrecía moderación y experiencia.