scorecardresearch

5.000 raciones de «culto» a la ternera

Mario Gómez
-

Menasalbas celebró su Fiesta de la Ternera con más de 4.000 asistentes y 1.200 kilos de vacuno local

Menasalbas preparó 5.000 raciones de caldereta de ternera. - Foto: David Pérez

Para algunas religiones el vacuno es un animal sagrado. La vaca es venerada como fuente de alimento y símbolo de vida. Algo parecido a lo que ocurre en Menasalbas, que aglutina en sus explotaciones el 30% del ganado de cebo de toda Castilla-La Mancha, pero con la diferencia de que en la localidad monteña la ternera se venera y se exporta.

Tanto es así, que es una de las despensas no solamente de España, sino que países como Libia, Argelia, Turquía, Irak y Líbano, aparte del amplio mercado nacional.

Menasalbas cuenta con un motor ganadero muy potente, no en vano, cuenta con más de 500 explotaciones ganaderas, cerca de 100.000 cabezas de vacuno, unas 18.000 de cerdo, 5.900 de ovino y unas 1.900 de caprino.

Para la fiesta de la ternera se han utilizado 1.200 kilos de vacuno local.Para la fiesta de la ternera se han utilizado 1.200 kilos de vacuno local. - Foto: David PérezPor ello los menasalbeños, dentro de sus fiestas patronales en honor al Cristo de la Cruz a Cuestas, celebran ya como tradición asentada una comida popular que gira entorno a su producto más reconocible: la ternera.

Y es de este modo como más de cuatro mil personas, al ser día de diario según explican los cocineros, repartiendo más de 5.000 raciones y más de una tonelada de ternera para celebrar que «son fiestas y que la ternera es nuestro sustento». Así lo relataban los propios lugareños mientras aguardaban en la cola a que les tocase su ración de vacuno. Una ternera que en su mayoría fue cocinada en caldereta, dejando una parte para ser asada a la brasa. En total tres terneras autóctonas que han sido donadas por las cooperativas del pueblo y faenadas con el objetivo de que sus mejores cortes sean dedicados al consumo durante la fiesta, algo que para aquellos que degustaron los guisos, «está claro que así ha sido».

«Hay partes de la ternera que salen más jugosas en caldereta, otras lucen su máximo esplendor a la brasa», explica el cocinero, quien recalca que la receta «no tiene secretos» y cuya característica diferencial es la de que «se cocina con leña de encina».Una particularidad que lejos de añadir dificultad alguna, permite que la cocción del producto «sea mejor», ya que «la aportación calorífica de la leña, no es comparable a la de ningún combustible».

Los vecinos formaron colas con bastante antelación.Los vecinos formaron colas con bastante antelación. - Foto: David PérezUna receta sin secretos que hace las delicias de los vecinos, que marcan en rojo esta fecha para acudir, incluso a veces con diversos recipientes para llevarse a casa el excedente. Esto provocó que desde horas antes del comienzo del reparto, los menasalbeños ya hicieran colas en el recinto deportivo de la localidad esperando que comenzase la distribución de las raciones, de las que dieron cuenta acompañadas de «pan y bebida».

Según los propios asistentes, quienes afirman ser «fieles a la tradición», este año al celebrarse entre semana, acuden menos vecinos «incluso de la comarca», cuentan orgullosos. A decir verdad, el ambiente festivo en el que vive inmerso el municipio, se extiende más allá de los actos programados, ya que las risas y la jovialidad se palpa desde la fila para recoge una ración de caldereta de ternera, hasta aquellos que repiten «más de una vez», comentan algunos de los que recorren por segunda vez el espacio camino de la barra.

«La ternera a Menasalbas le ha dado mucho», comenta uno de los que han llegado con más tiempo. «Ahora todo es diferente», recuerda y poco después revela que lleva «bastantes» años jubilado, pero que a pesar de tratarse de una tradición «reciente», en 2022 celebra su vigésima edición, «todo lo que sea poner en valor la ternera menasalbeña es muy bueno», recalcan, y por ello la dan a probar a todos cuantos quieran acercarse hasta las dos grandes ollas que humeantes por el rescoldo de la leña, cocinan a fuego lento la carne de las reses.

García-Page, Gutiérrez y Martínez Arroyo comiendo la caldereta.García-Page, Gutiérrez y Martínez Arroyo comiendo la caldereta. - Foto: David PérezJunto a los vecinos y curiosos que se dieron cita en el recinto polideportivo, fueron muchos los representantes de la clase política que quisieron participar de la fiesta, desde el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, junto al consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, y el delegado de la Junta en la provincia de Toledo, Javier Úbeda, el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, la alcaldesa de la localidad, Marina García, pasando por los líderes populares Paco Núñez, el presidente del PP en Toledo, Carlos Velázquez o los diputados regionales Emilio Bravo y Lola Merino, entre otros,  además de alcaldes y políticos de pueblos vecinos.

Entre las caras conocidas también estuvieron múltiples ganaderos de la localidad, el presidente nacional de ASAJA, Pedro Barato, y la presidenta de ASAJA Toledo, Blanca Corroto, o el diseñador natural de la localidad Félix Ramiro.

Núñez y Velázquez, alcaldes y dirigentes del PP con Barato y Corroto.
Núñez y Velázquez, alcaldes y dirigentes del PP con Barato y Corroto. - Foto: David Pérez