Se derrumba una vivienda habitada sin lamentar víctimas

F. Rodríguez
-
Se derrumba una vivienda habitada sin lamentar víctimas

La casa, situada en el callejón de Niños Hermosos, en el Casco, estaba vacía a primera hora de la tarde de ayer, momento en el que su estructura colapsó, viniéndose abajo. El propietario pudo retirar algunos enseres acompañado por los bomberos

A primera hora de la tarde de ayer un estruendo sobresaltó a los vecinos del entorno de San Justo y San Miguel. Una vivienda acababa de derrumbarse prácticamente en su totalidad en pleno Casco Histórico, en una zona emblemática de la ciudad que cuenta además con su propia leyenda, el callejón de Niños Hermosos.
La casa más emblemática de este adarve colapsó tras llevar años en un estado ruinoso, quedando en pie la fachada que da precisamente al callejón.
Una llamada alertó a los bomberos, que tardaron pocos minutos en llegar a la zona. La vivienda está habitada, aunque la fortuna hizo que en el momento preciso del derrumbe no se encontrara nadie en su interior, por lo que no hay que lamentar daños personales.
Los bomberos del parque municipal inspeccionaron la zona, retiraron aquellos elementos que podrían conllevar un nuevo peligro de derrumbe y aseguraron algunas estructuras. Además, se acordonó el callejón, evitando el paso ante posibles nuevos desprendimientos.
Posteriormente, mientras trabajaban en la zona, se procedió a localizare al propietario del inmueble, que acudió a recoger algunos enseres personales en compañía de los bomberos, pero que lógicamente no pudo permanecer mucho tiempo ante lo inestable de la estructura.
Los técnicos municipales, con el informe de los bomberos, deberán ahora determinar qué hacer con el inmueble de Niños Hermosos, una vivienda más de las que ya no han aguantado el paso del tiempo sin reforma.
El callejón de Niños Hermosos recibe su nombre de una leyenda toledana que indica que allí vivía una madre con dos hijos de gran belleza, la madre fue cortejada por un alguacil mayor y, ante su negativa, éste secuestró a los niños. Finalmente la mediación del rey Fernando el Santo salvó a los niños y  terminó con su secuestrador decapitado.

El derrumbe se produjo el sábado por la tarde, aunque no hubo que lamentar víctimas al no haber nadie en el edificio.
El derrumbe se produjo el sábado por la tarde, aunque no hubo que lamentar víctimas al no haber nadie en el edificio.
Se derrumba una vivienda habitada sin lamentar víctimas
Se derrumba una vivienda habitada sin lamentar víctimas
Se derrumba una vivienda habitada sin lamentar víctimas
Se derrumba una vivienda habitada sin lamentar víctimas
Se derrumba una vivienda habitada sin lamentar víctimas
Se derrumba una vivienda habitada sin lamentar víctimas