Indignación ciudadana con el transporte

I.G. Villota
-

'Iniciativa Ciudadana' critica con sorna la decisión del Ayuntamiento de sacar de Zocodover cuatro líneas de buses urbanos mientras los turísticos permanecen en el cogollo del Casco, pese al anuncio de que se trasladarán a una zona menos molesta

No hay marquesinas ni paneles informativos en la calle. - Foto: Yolanda Lancha

La asociación vecinal ‘Iniciativa Ciudadana’ del Casco histórico siempre se ha caracterizado por su espíritu crítico y revindicativo. En este caso podría cambiar su nombre por ‘Indignación Ciudadana’ con el transporte. El colectivo vecinal lleva semanas, incluso meses, molesto por lo que consideran un tratamiento «desigual» y «discriminatorio» del equipo de Gobierno liderado por Milagros Tolón con el transporte público respecto al turístico.
La gota que ha colmado el vaso ha sido la decisión del Ayuntamiento, argumentando motivos de sostenibilidad y medio ambiente, de sacar de Zocodover cuatro líneas de buses urbanos mientras los turísticos permanecen en el cogollo del Casco sine die, en la cuesta de Carlos V, pese al anuncio de que se trasladarán a una zona menos molesta, en la cuesta de Capuchinos, frente al  emblemático Ángel del Alcázar, pero también en el Casco, alegando que hay un contrato en vigor.
Esta situación ha propiciado que ‘Iniciativa Ciudadana’ promueva, con sorna, un serial en sus redes sociales intentando desmontar el argumentario del Gobierno local del PSOE.
La entidad ha publicado varias entradas en su perfil de Facebook, con textos acompañados por fotografías. Ha creado una serie, titulada ‘Hay que oír y cuidar a los vecinos que usan el autobús urbano’, donde hace referencia a lo que denomina «propaganda» del Ayuntamiento frente a la «realidad vecinal».
Por ejemplo, ‘Iniciativa’ hace referencia a uno de los argumentos esgrimidos por el Consistorio para dejar cuatro líneas del servicio urbano de transporte en la calle Gerardo Lobo, en concreto las líneas 14,42, 72 y 94. Dice el Consistorio que la parada de autobús calle Gerardo Lobo está al lado del remonte mecánico Miradero.
Frente a esta idea, la asociación expone la «realidad vecinal»: «La entrada al remonte es una escalera de 30 peldaños que no cumple como entrada accesible al remonte mecánico, y que supone un obstáculo para personas con movilidad reducida».
Otra «realidad vecinal» a este respecto es que «el bus siempre para a más de 100 metros del remonte mecánico de la calle Gerardo Lobo», lo que evidencia el problema de accesibilidad.
La asociación también se queja de que las condiciones de la zona de Gerardo Lobo no son las óptimas para la espera del transporte urbano, haciéndose eco de una denuncia generalizada de los usuarios del autobús, que también ha expresado en ocasiones la empresa Unauto. La «propaganda» del Ayuntamiento, apunta la entidad vecinal, es que «hace cuatro meses quedó habilitada una parada de autobús urbano en la calle Gerardo Lobo», mientras que la «realidad vecinal» indica «cuatro meses de maltrato. «Tres bancos de madera a la intemperie, cuatro meses con días de 40 grados a la sombra y ahora días de lluvia y frío, sin marquesina o pérgola, sin cartelería y pantalla informativa de las líneas, sin señalización horizontal y vertical».
‘Iniciativa’ también denuncia en sus redes desde el pasado 7 de noviembre, día en el que empezó a aplicarse la orden del Ayuntamiento de «recortar» paradas de autobuses públicos urbanos, prohibiendo el paso asimismo por la calle Paz y la plaza de Zocodover a los negocios de transporte turístico, «los negocios de transporte turístico se declaran en rebeldía, y pasan por calle Paz y plaza Zocodover».
«La debilidad del gobierno local Ayuntamiento frente a los intereses del sector empresarial turístico contrasta con su fortaleza en recortar servicios del transporte público urbano», censura la asociación.