El suelo del cuartel exhibe indicios de grandes edificios

C.M
-

El informe de Icomos evidenció que la localización del futuro cuartel está «en pleno yacimiento arqueológico» a pesar de no haberse incluido en su momento en los diferentes ámbitos de protección

El suelo del cuartel exhibe indicios de grandes edificios

La última intervención del responsable del Urbanismo municipal, en la que sentenció que el proyecto se puede ejecutar «porque se podía hacer por la modificación 28, porque allí lo quería la Guardia Civil, y porque allí lo querían los vecinos», denota la  intención del equipo de Gobierno de no cejar en este empeño. Eso a pesar de que tanto Icomos como la Real Academia de San Fernando han afeado un planeamiento que alzará el cuartel de la Guardia Civil sobre un yacimiento.
Porque a pesar de que José Pablo Sabrido se esfuerza en diferenciar entre «el yacimiento y la parcela frente al mismo», las investigaciones arqueológicas desarrolladas en la zona se confirman en los resultados del análisis geofísico realizado, en 2009, por la empresa francesa Geocarta en las parcelas que comprendían los terrenos conocidos como Vega Baja II.
Este estudio geofísico captó, mediante una prospección con ‘Medidas de Resistividad’ (Sistema ARP), imágenes generales del terreno con las que, al igual que cuando se hace una radiografía, se pudiera tener una idea aproximada de las estructuras arqueológicas que pudieran existir en el subsuelo. Los resultados mostraron indicios de la conservación, en toda la zona, de restos de cimentaciones de grandes edificios, máxima que fue confirmada en su día mediante la realización de sondeos estratigráficos ubicados en lugares seleccionados a partir de las imágenes geofísicas.
El suelo del cuartel exhibe indicios de grandes edificiosEl suelo del cuartel exhibe indicios de grandes edificiosY aunque entonces se centró la atención en el entorno del aparcamiento disuasorio de Santa Teresa -se llevó a cabo el estudio arqueológico en las dos únicas parcelas que conservaban la superficie con tierra, una de ellas junto a la rotonda situada junto al acceso al campus de la UCLM y la otra junto a la avenida de Carlos III y al colegio Santa Teresa (hoy absorbida por la calle de la nueva urbanización y por el aparcamiento)-, lo cierto es que las imágenes exhiben, en el suelo reservado para la Comandancia, anomalías de resistividad eléctrica que indican la presencia de supuestos cimientos de grandes edificios. Estas evidencias, con características similares a las documentadas en Vega Baja I, denotan que la futura edificación se plantará sobre un suelo integrado en el ámbito de protección del yacimiento arqueológico.