Un toledano en la meca del cine azteca

F. J. R.
-

El compositor Alberto Torres opta este domingo a un Premio Ariel de la academia de cine mexicano a la Mejor Música Original por su trabajo en la película 'Cómprame un revolver'

Los Óscar mexicanos tendrán este domingo dos representantes españoles y, además, castellano-manchegos. Los Premio Ariel que cada año, desde 1946, concede la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas cuentan entre sus nominados a un ciudadrealeño y un toledano. No están en la misma categoría, uno acude como director y otro como compositor, y tampoco juegan en las mismas ligas… de momento.
Se trata del laureado Pedro Almodóvar, que buscará su estatuilla en la categoría de Mejor Película Iberoamericana, con ‘Dolor y gloria’, y el toledano Alberto Torres, que opta al galardón de Mejor Música Original por la banda sonora de ‘Cómprame un revolver’, el exitoso film del consagrado director mexicano Julio Hernández Cordón.
La diferencia entre los dos representes de la región es obvia, pero nadie debe perder de vista la progresión del músico toledano, que en los últimos años se ha ido abriendo un hueco en la escena gracias a su producción tanto en el mundo del cine como en el de la publicidad y las series de televisión.
El estilo de Alberto Torres como compositor de bandas sonoras es muy ecléctico.  El estilo de Alberto Torres como compositor de bandas sonoras es muy ecléctico. - Foto: Marta GilCampañas tan conocidas como la de la Lotería Nacional o bandas sonoras como la de la serie de Netflix ‘Toy Boy’ o la música de películas como ‘Se escuchan aullidos’(2020) y ‘The falling soldier’(2014) son algunos de los hitos de este prometedor compositor toledano que hoy se puede alzar con un Premio Ariel.
La afirmación no es baladí ,y aunque no parte en las quinielas entre los favoritos, el hecho de que la película ‘Cómprame un revolver’ sí lo sea, con un total de 8 nominaciones en otras tantas categorías diferentes, podría hacerle jugar con viento favorable.
Con todo, Alberto Torres no quiere ni pensar en esa posibilidad. La gala será este año online por la pandemia de coronavirus y el toledano se ha propuesto seguirla en su casa con solo un par de amigos. Las restricciones mandan. Serán tres horas de programa que arrancará sobre las 3:30 de la madrugada del domingo al lunes y que vivirá «en calzoncillos de cintura para abajo». Algo bueno tenía que tener estar de gala en casa. Lo único será ver si la webcam no le juega una mala pasada.
Cena mexicana casera será el menú inmersivo de Alberto para abrir boca de cara un evento en el que sabe que tendrá mucho que festejar. No por él, sino por su equipo. Y es que, las ocho nominaciones de la película de Julio Hernández Cordón prometen alegrías.
Esperemos que la suya sea una más, pero sabe que tiene competencia, como el compositor mexicano Jacobo Liberman, que se lo van a poner tremendamente complicado al ser uno de los máximos favoritos.
«En México hay gente muy buena haciendo cine y hay muy buen nivel. Es una lástima que aquí en España el cine latinoamericano no llegue tanto. Si nos comparamos con otros países europeos, como Francia, se ve que allí hay más interés. Aquí no hemos pasado de las comedias argentinas, y es conveniente que tengamos más acceso a la rica producción mexicana y brasileña; por poner dos ejemplos», explica el compositor toledano que ha puesto música a ‘Cómprame un revólver’, una película que narra la vida de una niña que se viste de una manera peculiar para ocultar su género. Usa una máscara de Hulk y ayuda a su desesperado padre a cuidar un campo de béisbol abandonado donde juegan traficantes de drogas. Curioso argumento de un film que ha causado una gran impacto en su país.
Estos tiempos del coronavirus, en donde todo ha llegado a congelarse, han sido sin embargo para Alberto Torres muy productivos. La pandemia le pilló trabajando en la música de varios proyectos que ya habían sido rodados, y no le ha faltado entretenimiento.
Para él, como músico, el coronavirus suena a «repetición y distorsión». La pandemia es  generar territorios sonoros que no existen y que si tuviera que plasmar en un proyecto no duda que «sería lo más parecido a una mezcla del compositor y guitarrista de Radiohead Jonny Greenwood y alguna banda sonora distópica de Cristóbal Tapia de Veer».
No descarten oír pronto algo similar. Alberto Torres sigue creciendo y este fin de semana puede convertirse en uno de los pocos españoles que tengan un Ariel en su vitrina. Él tiene asumido que no y reconoce que no ha preparado nada llegado el momento, aunque no sería la primera vez que le toca hablar en una gala cuando él solo iba a disfrutar de la fiesta. No evocará a la Virgen del Sagrario ni a San Ildefonso, al más puro estilo almodovariano pero, por si acaso, no quiere olvidarse de dedicárselo a su madre. «Me deshereda si no lo hago», bromea un artista que lleva la música en la sangre. Seguro que de su abuelo Alfonso algún recuerdo caerá. Él fue quien le enseñó a tocar el piano hace 33 años. Su maestro estaría hoy muy orgulloso.