Clases a distancia en San Bartolomé por el Covid

C. S. Jara
-

El alcalde asegura que el número de positivos en el municipio se ha frenado y considera que la población está respondiendo con responsabilidad y concienciación al brote de Covid registrado

Clases a distancia en San Bartolomé por el Covid - Foto: Manu Reino/EFE

El brote de Covid que se había registrado en San Bartolomé de las Abiertas desde comienzos de este mes de septiembre ha empezado a mostrarse más controlado. Esa es al menos la impresión que su alcalde, Esteban Blázquez, transmitía ayer a este diario, una semana después de que los datos empezaran a descontrolarse, con un diez por ciento de positivos registrados entre los menos de quinientos habitantes del municipio, en los primeros días de realización de los test entre la población.  La curva se ha frenado de forma notable a partir de ahí y, a falta de los datos exactos, el alcalde de la localidad estimaba que en las últimas tandas de pruebas se han revelado diez o quince positivos en total, a pesar de que éstas han seguido siendo numerosas. 
A pesar de la mejoría, la Consejería de Sanidad decretaba este pasado fin de semana medidas especiales para San Bartolomé de las Abiertas, al igual que para Malpica de Tajo, El Casar de Escalona y Santa Olalla. Unas medidas más restrictivas que se añaden a las ya dictadas hace una semana para el conjunto de la provincia de Toledo, con el fin de frenar la expansión del coronavirus.
En el caso de San Bartolomé de las Abiertas, ayer mismo se unía una medida más, con la paralización de la formación presencial en el colegio del municipio, en el que cursan sus estudios casi medio centenar de niños de la localidad. La actividad ha pasado a impartirse a distancia, mientras se mantienen las medidas especiales decretadas para el municipio, que estarán vigentes durante un periodo mínimo de catorce días.
El alcalde ha mostrado su satisfacción por esta medida, ya que se trata de una petición que había realizado el Ayuntamiento con carácter previo al comienzo del curso escolar, dado el gran número de casos de Covid-19 que se registraban en la localidad. 
De hecho, muchos de los padres no habían llevado a los niños al colegio, que arrancaba el pasado el miércoles el curso con la asistencia de tan solo siete alumnos, bien por cuarentenas, por encontrarse entre los contactos estrechos de contagios o, en última instancia, porque la situación y el temor al contagio había inclinado a los padres a dejarles sin asistir. Finalmente, todos podrán seguir las clases de forma online, aunque el colegio se mantiene abierto para aquellas familias que no puedan atender a sus hijos por razones de conciliación.
Con respecto al resto de las medidas decretadas por Sanidad, el alcalde San Bartolomé de las Abiertas admitía que en su mayor parte se corresponden con cuestiones que ya se estaban guardando en el municipio, incluso de manera más estricta. Los bares cerraron de forma voluntaria cuando se empezaron a detectar positivos y después les ha seguido la tienda y la farmacia de la localidad. El propio Ayuntamiento está intentando prestar los servicios, con el despacho de pan y la prestación del servicio de farmacia y comercial a los vecinos que lo solicitan.
El alcalde, en cuarentena. También el propio alcalde se encuentra en cuarentena por haber dado positivo en el test de Covid, aunque señalaba que se encuentra asintomático, algo que también ha ocurrido con muchos de los vecinos. «Se puede hablar de que hay bastante concienciacion entre los vecinos de que se están haciendo las cosas bien y por eso va remitiendo», declaraba ayer.
Buena parte de las medidas decretadas por Sanidad no tienen repercusión en el municipio, como el  cierre de hogares de jubilados y centros colectivos de sociedades recreativas y culturales o las restricciones de las residencias de mayores, ya que el municipio no dispone de este servicio.