scorecardresearch

Toledo estrena el 9º juzgado mixto y el 4º de lo Social

M.G
-

La medida forma parte del Plan de Modernización de Justicia. La puesta en marcha de otro juzgado mixto trae consigo la separación de jurisdicciones el próximo año

Toledo estrena el 9º juzgado mixto y el 4º de lo Social - Foto: ï»David Pérez

El 1 de octubre es una buena fecha para el Palacio de Justicia de Toledo. El viernes parte como un día muy señalado porque entrarán en marcha el noveno juzgado de Primera Instancia e Instrucción y el cuarto juzgado de lo Social, dos órganos que ayudarán a sobrellevar la saturación que se sufre en el partido judicial de Toledo desde hace años. El Ministerio de Justicia dio a conocer la noticia hace once meses y la remitió al Consejo General del Poder Judicial para intentar paliar «la ralentización estructural de la Administración de Justicia» como consecuencia de la pandemia y estaba previsto que se estrenaran en el cuarto trimestre del año.

El aumento de juzgados se recibe con alegría en Toledo porque ayudará a agilizar la materia. Así lo pone de manifiesto el juez decano de Toledo, José Ramón Bernácer, ya que considera que en la jurisdicción de lo Social los tres juzgados existentes se quedaban muy cortos, sobre todo, porque el número 3 de Talavera únicamente atiende a ese partido judicial, y el volumen  de actividad es de tal magnitud que  los juzgados trabajan con una sobrecarga del 250% cada uno, con lo que «los retrasos son considerables».

Bernácer apunta que se trata de una antigua demanda y reconoce que en la situación actual de crisis económica y social derivada de la pandemia la actividad se ha incrementado aún más «con el tema de los ERTES» y la complicada situación laboral existente.

Si bien, la entrada del juzgado mixto número 9 también era necesaria y solicitada, puesto que desde hace años el anterior juez decano, Juan Ramón Brigidano, y el actual reclaman el aumento de varios juzgados para atender de una manera más rápida los asuntos debido a la saturación de muchos de ellos. Aun así, este órgano de nueva creación  trae consigo también «la separación de jurisdicciones a partir del próximo año».

Por tanto, Bernácer explica que aún no se sabe la fecha de inicio de esta nueva medida, también de carácter histórico en muchos partidos judiciales del país, que no se ha puesto en marcha antes porque desde el Ministerio de Justicia se exigía un número suficiente de juzgados para implantarla. En este caso, Toledo tendrá el próximo año cinco juzgados de Primera Instancia, encargados de los asuntos civiles, y cuatro de Instrucción. Un reparto que coloca a este partido judicial en una complicada situación y le obliga a hacer malabarismos para encajar el volumen de actividad que reciben normalmente los juzgados.

«Los cinco órganos de Primera Instancia van a tener mucho volumen de trabajo», asegura el juez decano. Por tanto, está convencido de que cuando la medida eche a andar en la fecha que concrete Justicia «habrá que pedir más juzgados» para la capital, ya que la carga de trabajo entre Civil y Penal está muy descompensada «y en Toledo harían falta seis o siete juzgados de Primera Instancia y únicamente habrá cinco».

En este sentido, Bernácer subraya otro inconveniente, puesto que para la separación de jurisdicciones también afecta el hecho de que uno de los nueve juzgados mixtos que el partido judicial tendrá en marcha a partir de este viernes se dedica en exclusiva a cláusulas suelo, con lo que imposibilita que asuma otros asuntos civiles.

De momento, el juez decano espera que se informe lo antes posible sobre la fecha que hay que marcar en el calendario para aplicar la separación de jurisdicciones en 2022 para que la reestructuración se organice lo antes posible. Mientras tanto, se intentará que el nuevo órgano mixto que se estrenará a finales de semana «no se cargue de asuntos civiles en los próximos meses» puesto que terminará reconvertido en juzgado de causas penales.