Con la reacción social se logra la igualdad

LT
-

El Consejo de la La Mujer pide que los toledanos se impliquen contra la violencia machista y recuerda que los derechos de las mujeres han mermado durante la pandemia

Más aisladas y con más miedos - Foto: ï»VÁ­ctor Ballesteros

Como ocurre cada primer martes de mes, el Consejo Local de la Mujer ha lanzado su manifiesto para reclamar el fin de la violencia machista y solicitar a la ciudadanía castellano-manchega, y en especial a la toledana, que esté atenta a cualquier intento de deslegitimar la lucha por la igualdad porque «es únicamente la reacción social la que cambiará la estructura injusta de la sociedad».

El texto ha sido elaborado por la Federación de Asociaciones de Vecinos ‘El Ciudadano’, miembro del Consejo Local de la Mujer. En él, aseguran ser conscientes que la construcción de una sociedad libre, equilibrada y en igualdad requiere un esfuerzo continuado, de ahí que pidan a los toledanos y toledanas «que reaccionen» ante cualquier caso de violencia que puedan percibir desde sus «ámbitos más cercanos».

Además, enumera una serie de peticiones en las que el colectivo exige que se deje sin derecho de visita ni custodia a los padres maltratadores; que en el futuro Pacto por la Educación se considere como un principio rector la educación en igualdad y se potencie la solución de problemas mediante el diálogo entre iguales, y que se aumenten las partidas presupuestarias destinadas a la prevención y concienciación contra la violencia de género, así como las destinadas a la ayuda y protección de las víctimas.

De otro lado, se denuncia el goteo constante de asesinatos machistas y agresiones sexuales tanto individuales como grupales y la actitud de los jueces frente a estos casos, «rebajando la culpabilidad de los agresores grupales, casi culpabilizando a las víctimas e ignorando, incluso, la propia jurisprudencia sobre esta materia». Por tanto, para el órgano municipal es «imprescindible que de una vez por todas legislen sobre esta materia de una manera clara y eficaz».

En el manifiesto, el Consejo Local de la Mujer se queja de que el 8 de marzo no pudiera celebrarse «como la situación lo merecía» a pesar de que las autoridades hayan permitido manifestaciones de otros colectivos como hosteleros o agricultores, conciertos, concentraciones de hinchas de futbol o ruedas de prensa de partidos políticos. «A ninguno se les ha pedido la responsabilidad que se nos exigió a nosotras», recalca.

Asimismo, ‘El Ciudadano’ recuerda que los derechos de las mujeres han sido mermados durante la pandemia al igual que se ha acrecentado la violencia ejercida sobre la mujer por el mero hecho de serlo. De este modo alude a que, durante este último año, las mujeres son las que más han sufrido procesos de ERTE, paro o trabajos precarios, lo que ha implicado, en muchos casos, «el tener que depender económicamente de aquellos a quienes temen o, en el caso contrario, si son ellas quienes mantienen el hogar, sufran todo tipo de violencia física o psíquica porque su pareja no es capaz de asumir la situación de dependencia». Además, han tenido un importante lugar todas aquellas mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en marzo.