Toledo estrenará el octavo juzgado mixto el 31 de octubre

M.G
-

Su puesta en marcha se ha retrasado cinco meses, ya que estaba prevista para el 31 de mayo, fecha inamovible para Justicia. El Mercantil se desligará del juzgado de Primera Instancia e Instrucción

Toledo estrenará el octavo juzgado mixto el 31 de octubre - Foto: Yolanda Lancha

El calendario va encontrando fechas para las mejoras de la administración de Justicia a pesar de los retrasos y del ritmo del Ministerio en el último año. El Palacio de Justicia de Toledo tiene todo preparado y estrenará su octavo juzgado mixto el 31 de octubre tras meses de silencio y de mucha incertidumbre.
Este nuevo órgano aterriza en Toledo capital y ayudará a descargar de materia otros juzgados, con lo que posiblemente asuma las demandas de cláusulas suelo y otras reclamaciones hipotecarias que actualmente recaen en el Mercantil, muy saturado desde hace años.    
El Palacio de Justicia ha tenido que esperar cinco meses esta noticia, ya que el Ministerio de Justicia estableció como fecha límite e inamovible el 31 de mayo, pero la paralización de la actividad judicial derivada del estado de alarma la pasada primavera obligó a posponer su puesta en marcha y se quedó en el aire a la espera de una nueva fecha. En este sentido, la falta de información ha sido notable, ya que a mediados de mayo aún no se sabía si comenzaría a funcionar este nuevo juzgado y la situación terminó obligando a modificar el calendario de guardias.
La entrada de este nuevo juzgado no ha sido sencilla. Justicia aparcó su puesta en marcha a la espera de comprobar la actividad y la situación de los juzgados en otoño, pero finalmente ha decidido que comience el 31 de octubre, cinco meses más tarde de lo previsto. El Palacio de Justicia también tiene finalizadas las obras de adecuación de este órgano, que se situará en la última planta del edificio, junto a la Fiscalía y al sexto juzgado mixto.
El octavo juzgado de Primera Instancia e Instrucción ha tenido recorrido administrativo, ya que el Gobierno lo incluyó en un Real Decreto hace año y medio, concretamente a mediados de abril, en el que incluyó también dos plazas de magistrados, una para la Audiencia Provincial de Ciudad Real y otra para Toledo, más otra plaza para la Fiscalía. Pese a todo, el juez decano de Toledo, José Ramón Bernácer, está contento con la noticia, ya que la incorporación de nuevos juzgados ayuda a sobrellevar la enorme carga de trabajo en algunos de este partido judicial y a ofrecer una mejor respuesta a la ciudadanía.
exclusividad. Aunque la entrada de este nuevo juzgado ha tenido  repercusión mediática, el avance más importante recaerá en el Mercantil, ya que el 1 de enero el juzgado llevará exclusivamente esta materia y se desligará del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1. Se trata de una reivindicación histórica que ha tenido respuesta a pesar de que han pasado muchos años  y el juzgado ha sobrellevado la saturación gracias al esfuerzo de su plantilla y a refuerzos temporales, como la creación de un juzgado bis.
Por otra parte, el partido judicial de Toledo sigue con especial atención las últimas noticias del Ministerio de Justicia, que acaba de anunciar otro juzgado mixto para la capital, el noveno, y uno más de lo Social, el cuarto.  Bernácer asegura que la creación de órganos sobre el papel «es un hecho» y pronto pasará por el Consejo de Ministros, pero calcula que entrarán en funcionamiento durante el primer semestre de 2021.
El Consejo General del Poder Judicial ha trasladado las necesidades al Ministerio de Justicia, sobre todo, la ralentización y saturación en algunas materias derivadas de la crisis sanitaria de la Covid-19, y la administración ha dado luz verde a un plan de mejora que engloba estos dos órganos en la región, junto al segundo de lo Social para  Cuenca.
De momento, es pronto para avanzar una fecha, pero sí habrá que ir buscando espacio en el Palacio de Justicia. En principio, el juez decano ya está estudiando las posibles ubicaciones. Está previsto incluir a los nuevos órganos en las dos primeras plantas del edificio, «haciendo hueco, entre unos y otros», ya que la última planta está completa con la llegada del octavo juzgado. Además, será preciso acometer obras de adaptación previas a su puesta en marcha.