scorecardresearch

El jefe de Cirugía se jubila tras 39 años dedicado al Hospital

Lola Morán
-

Jesús Timón deja el área con la satisfacción de dejar «un servicio estupendo» y de crear junto a la doctora Martínez «la mejor Unidad de Cirugía Sin Ingreso de la región»

Jesús Timón, en el centro, junto al equipo de Cirugía y el gerente del Hospital de Talavera. - Foto: Picasa

El jefe de Cirugía General del Hospital ‘Nuestra Señora del Prado’, Jesús Timón Peralta, deja el cargo tras jubilarse después de cerca de 39 años en el hospital, donde asumió la Jefatura de sección en 1998 y, ya en 2006, el cargo de jefe de servicio. Timón (Madrigal de la Vera, 8 octubre 1949), casado y con tres hijos varones, ha dirigido además el Hospital de Talavera entre 1984 y 1986, y el pasado 5 de diciembre dijo adiós a los quirófanos tras jubilarse después de haber diseñado el área tal y como se le conoce hoy.

Timón llegó al Hospital ‘Nuestra Señora del Prado’ junto a su mujer, patóloga en el centro, tras un paso por Atención Primaria en diferentes municipios de la comarca, después de estudiar en la Universidad Complutense de Madrid y formarse en el Hospital San Carlos. Tras superar con éxito la prueba de MIR, ambos decidieron quedarse en el Hospital de Talavera durante un año, si bien lo que iba a ser temporal se ha convertido en toda una trayectoria.

Timón, en un momento del reportaje con La Tribuna. Timón, en un momento del reportaje con La Tribuna. - Foto: Peña «Yo me voy muy satisfecho del tiempo aquí, me han dado mucho más los pacientes que yo a ellos», asegura Timón, quien destaca las muestras de cariño que está recibiendo en los últimos días. Resalta en concreto las de pacientes anónimos que le recuerdan que les operó bien a ellos o a familiares. «Ya hay familias en las que he operado al padre, al hijo, al nieto..., porque son muchos años», explica.

Asegura además que su profesión, «si te gusta, es muy gratificante» y reconoce que desde que tuvo uso de razón siempre quiso ser médico. «Lo que no sabía entonces era que quería ser cirujano, eso lo descubrí aquí», dice, en alusión al centro talaverano. En concreto, precisa que fue durante el año rotatorio, en el que los médicos pasan por las diferentes especialidades para elegir la suya.

De esta especialidad, tal y como durante años ha explicado a los residentes, lo más dificultoso es «adquirir criterio quirúrgico». Otra de las enseñanzas que ha transmitido es que la Cirugía «tiene que ser segura y rápida, pero lo primero segura».

Es parte del legado que mantiene en este hospital, del que asegura irse «con la gran satisfacción de dejar un servicio estupendo». Timón añade que Cirugía siempre ha sido un servicio de una enorme trascendencia en Talavera, donde afirma que ha existido siempre «una perfecta connivencia y comunión entre la ciudad y su entorno», que se extiende hasta Toledo.

«La ciudad ha confiado, y lo ha hecho con razón, en la Cirugía de este hospital», asegura Timón, quien ha sido el segundo jefe de servicio, después del doctor González. Con él al frente, el servicio introdujo cambios, uno de ellos la superespecialización. «El cirujano general no puede ser sólo operador en general, tiene que saber operar todo bien y algunas cosas muy bien», explica en este sentido, para recalcar que la Cirugía «son actos repetitivos y se hace muy bien cuando lo haces con mucha soltura».

Esta superespecialización del servicio por áreas comenzó con la mama y se extendió al resto de campos. Así, ahora el servicio funciona con cuatro secciones muy delimitadas: una de mama y endocrino, con 4 cirujanos; coloproctología, donde hay entre 4 y 5 cirujanos; digestivo superior (que abarca estómago, hígado y páncreas) otros 4;y miscelánea, donde se engloba todo lo demás. «Eso ha funcionado muy bien, la gente está ubicada donde más suelta y más a gusto se encuentra», explica Timón, quien recalca que en estas secciones se lleva a cabo «la cirugía más avanzada».

En Cirugía General se operan al año a unos 2.700 pacientes, de ellos más de 1.200 a través de la Unidad de Cirugía Sin Ingreso. Esta última forma parte de la herencia que deja Timón, a quien se le propuso en 1999 montar esta unidad, que tuvo su primer germen en Talavera en 1993 de la mano de Timón y del doctor Pliego. De ahí que aceptara, a condición de disponer de un área próxima al bloque quirúrgico, y comenzó a diseñar esta unidad junto a Sagrario Martínez, actual jefa de sección y responsable del servicio de Cirugía General hasta que salga la plaza definitiva tras esta jubilación.

«Hicimos una Unidad de Cirugía Sin Ingreso que aún todavía, sigue siendo la mejor de toda Castilla-La Mancha», afirma con rotundidad, refiriéndose tanto a nivel arquitectónico como de funcionamiento. Esto último, explica, lo corroboran las llamadas de satisfacción que se realizan a los pacientes al día siguiente de las cirugías. «La satisfacción con la que el paciente habla de la cirugía sin ingreso es fenomenal», destaca Timón, quien apunta además a las enfermeras y auxiliares como «las verdaderas artífices de que la Cirugía Sin Ingreso funcione como funciona y tenga los logros que tiene».

A través de la UCSI, este año se operarán más de 5.500 pacientes de todos los servicios del hospital, donde el número de intervenciones anuales se sitúa en unas 9.000.

Timón quiere destacar además el bloque de quirófano, «el sancta sanctorum para el cirujano», «el día a día, donde más feliz se siente uno». «Yo donde más feliz me siento es operando», afirma, para destacar el personal que trabaja en el quirófano del centro talaverano y reconocer que le hubiera gustado seguir, «sin duda». «Me encuentro bien, creo que sigo siendo útil, que tengo todavía mucho trabajo y muchas cosas en mi vida», afirma, tras  confirmar que hasta su jubilación ha compaginado la gestión con las operaciones y las guardias.