scorecardresearch

El POM plantea un plan de rehabilitación de la zona industrial

M. G.
-

Ayudaría a subsanar las insuficiencias de viales, dotaciones y aparcamientos en parte de las parcelas. Su ampliación por el este también ayudará a crear un polígono «más abierto»

El POM plantea un plan de rehabilitación de la zona industrial - Foto: Yolanda Lancha

El futuro urbanístico de la ciudad no se olvida del Polígono Industrial, una zona con mucho suelo por incorporar que planteará oportunidades, actuará como foco de atracción de empresas y ayudará a consolidar y potenciar la actividad industrial en Toledo capital en los próximos años. Si bien, el futuro del Polígono Industrial exige una buena planificación y, sobre todo, la creación de un plan de rehabilitación que ayude a corregir las deficiencias que se acumulan desde hace años en relación a los viales, la falta de aparcamiento y los espacios dotacionales.

El documento inicial de avance del futuro Plan de Ordenación Municipal (POM), que se presentó el pasado 3 de junio, alude a la necesidad de este plan de rehabilitación «para abordar las insuficiencias» detectadas que siguen dificultando la actividad industrial a pesar de que la calle Río Jarama, la principal arteria del Polígono Industrial, haya sido remodelada recientemente a través de una intervención integral que ha permitido «reacondicionarla» gracias a los fondos europeos.

El actual Polígono Industrial tiene su historia y arrastra distintas deficiencias que datan de su creación en los años 70, que arrojan un resultado complejo por tratarse de una zona saturada, como ocurre en muchos otros que comenzaron su desarrollo en esa época, y poco mirada desde el punto de vista urbanístico, ya que no ha contado con «estrategias de desarrollo local específicamente urbanas». Además, estos espacios también «suelen carecer de entidades de conservación». Por tanto, los problemas de saturación, de falta de espacio, de n déficit de aparcamiento y «de baja calidad edificatoria» que suelen compartir los polígonos  iniciados en los años 70 figura en el ámbito urbanístico como «una cuestión importante que requiere una respuesta integrada por parte de los distintos niveles de la administracion».

oportunidades. A pesar de los problemas de congestión en el actual Polígono Industrial, la futura incorporación de más suelo supone una buena oportunidad para ir ampliándolo por el este que permite a su vez «un proceso más abierto y flexible de reubicación puntual de empresas, que permita una mejor redotación del polígono actual». Además, la futura planificación y ubicación de nuevas empresas puede acompañarse de un mejor planeamiento para evitar todos estos problemas y garantizar un buen desarrollo que potencie la actividad industrial.

El rol de un polígono industrial en una ciudad moderna y avanzada posibilita una configuración mucho más meditada «donde el espacio no es ya un mero soporte sino que puede constituirse en valor añadido a través de sus condiciones de accesibilidad y el diseño». Si a esta propuesta se añade también la revitalización «del suelo industrial obsoleto», distintas fórmulas que ayuden a mejorar la oferta y el precio y la búsqueda de la mejora «ambiental y paisajística del entorno» podría dar como resultado en Toledo un polígono industrial moderno, atractivo y preparado para acoger nuevas empresas y trabaja rn para aumentar la actividad industrial en una ciudad muy volcada en el sector terciario.