scorecardresearch

Los impagos llevan al límite a la residencia de Villarrubia

J.M.
-

El Ayuntamiento ha asumido los gastos de alimentación y electricidad del servicio. «La empresa no puede hacer frente a ningún pago», asegura el equipo de Gobierno

Los impagos llevan al límite a la residencia de Villarrubia

El Ayuntamiento de Villarrubia de Santiago informó ayer a los 2.500 vecinos de que ha empezado a hacerse cargo de la compra de la alimentación de la Residencia de Mayores 'Mercedes Patiño' para que a los residentes «no les falte de nada». Y también de la factura eléctrica. Tal es la situación de la empresa adjudicataria de la gestión de este servicio municipal después de la licitación efectuada hace un año.

El equipo de Gobierno se enteró hace unos días de la retirada de las plazas de Bienestar Social, a causa del impago de la empresa a la administración. Por ello, los integrantes mantuvieron una reunión con la consejera de Bienestar Social de la Junta, Bárbara García, que se ha comprometido a ampliar las plazas con cobertura pública. «Lo que garantizará el funcionamiento y deja constatado el firme compromiso con la continuidad de nuestra residencia, además de poner en marcha una ayuda vinculada durante el tiempo que dure el proceso hasta tener las nuevas plazas de Bienestar Social», explica.

En este sentido, el equipo de Gobierno visitó el pasado día 8 la residencia de mayores 'Mercedes Patiño', con 52 plazas públicas-privadas y titularidad del Ayuntamiento de Villarrubia de Santiago, según detalla la página de internet 'www.guiademayores.com'.

De esta manera, el Ayuntamiento se ha hecho cargo de la compra de la alimentación porque la empresa está «en una situación muy complicada, donde no puede hacer frente a ningún pago».

El personal ha iniciado también un plan para recibir el pago del mes de los residentes para que ese dinero «no se quede en una cuenta que sea inexistente o absorbido por cualquier adeudado, y de esa manera puedan percibir su remuneración mensual».

El equipo de Gobierno se reunió también el pasado día 11 con el delegado de Bienestar Social, Maximiliano Muñoz, y con empresas del sector para iniciar un nuevo convenio de colaboración que garantice el funcionamiento de la residencia. «Y una atención tanto de primera para nuestros mayores como para los trabajadores del centro», resalta al respecto.

El equipo de Gobierno prevé una solución en breve para «este tema ajeno» al ayuntamiento de la comarca de la Mesa de Ocaña. De esta manera, ha convocado a familiares de residentes en plaza de Bienestar Social para una reunión en la que abordarán, por ejemplo, que el Ayuntamiento ha asumido desde el día 11 el cargo de la factura eléctrica.

«Pedimos tranquilidad porque estamos trabajando de manera incansable para solucionar este problema con la mayor brevedad de tiempo. A nuestros mayores no les va a faltar de nada, y todo lo que se haga será manteniendo los derechos de todo el personal del centro», asegura.