scorecardresearch

La Farinato Escolar cumple su doble meta

Raquel Jiménez
-

Los 800 escolares que se han congregado junto al Tajo han disfrutado con un circuito de obstáculos; la iniciativa es solidaria a beneficio de la lucha contra la ELA

Escolares en la carrera de sacos. - Foto: Manu Reino

La Farinato Race Escolar tuvo este jueves su primera jornada ya que continuará mañana. Serán un total de 1.600 alumnos quienes disfrutarán durante los dos días con los divertidos obstáculos planteados por la organización; esta iniciativa cumple un doble objetivo: fomentar en los pequeños el ejercicio físico, que se une al fin solidario de la prueba, ya que ha recaudado fondos para la Asociación Adelante de lucha contra la ELA (esclerosis lateral amiotrófica). Esta es una iniciativa que partió del colegio Cristóbal Colón.

El circuito se ha instalado enfrente de la Escuela de Piragüismo, al lado del río Tajo; los escolares salen exclusivamente con su grupo de clase, mientras los siguientes comienzan los ejercicios de calentamiento. Todo ello en cumplimiento de las medidas antiCovid. Hay que hacer constar que alumnos del Ciclo Formativo del Instituto Puerta de Cuartos colaboran con la organización estos dos días durante el desarrollo de las carreras.

Son en total ocho pruebas. En primer lugar una carrera para después portar sacos en un tramo; cuando sueltan el lastre, el siguiente ejercicio al que se enfrentan es reptar por debajo de una red.

Inmediatamente se cuelgan con los manos de las barras paralelas y avanzan hacia el siguiente obstáculo que es trepar por las cuerdas. A continuación los participantes disfrutan con un juego muy tradicional como es la carrera de sacos. De ahí, encaran un cuesta empinada para el último esfuerzo antes de llegar a la meta: ruedas de coche y una subida muy vertical a un hinchable a través de redes; una vez arriba, bajada para culminar el circuito.

El organizador de la Farinato, Rubén Morán, ha mostrado, en declaraciones realizadas a este periódico, su satisfacción por el desarrollo de las pruebas: «La verdad es que está transcurriendo muy bien».

Eso sí, reconoció que «al principio un poco de locura, dado que son niños; pero vamos cogiendo el ritmo». Ha confesado, un tanto sorprendido, que los niños se lo han tomado muy en serio, dado que «los más rápidos están empleando diez minutos en hacer trescientos metros». Morán destaca las caras de los pequeños al terminar el circuito: «Están llegando con satisfacción». Y por parte de la organización, «estamos encantados porque vamos consiguiendo que se conciencien de que esto va de superar obstáculos en equipo».

El entorno. Por otro lado, el organizador de la Farinato Race ha destacado el entorno del río Tajo que considera «magnífico para hacer esto y, sobre todo, es un espacio amplio para los niños».

Por descontado hay que mencionar el fin solidario, como es la lucha contra la ELA: «Hay que poner en valor y dar notoriedad a esta enfermedad que es tan cruel y, al mismo tiempo, apoyar para que se continúe investigando». La inscripción ha costado 3,50 euros, de los que más o menos 2 van destinados a Adelante y 1,50 para la organización.

La Farinato Race Escolar llenó de vida los alrededores del río Tajo con un circuito de obstáculos que los niños realizaron con presteza y decisión. Al final, todos los participantes obtuvieron una medalla con el lema 'Todos nacemos con alas, nuestra tarea es aprender a volar'.

Esta Farinato Race Escolar continuará este viernes con la segunda y última jornada de una iniciativa que aspira a consolidarse.