Otra herida más para el CD Toledo

J. M. Loeches
-

El cuadro verde sale de los 'play off' tras no pasar del resultado inicial en Las Pirámides ante un CD Villacañas que tuvo sus opciones en un derbi que se fue abriendo

Otra herida más para el CD Toledo - Foto: Yolanda Redondo

Al CD Toledo se le está poniendo cara de empate. El equipo de Manu Calleja sumó su quinto consecutivo en Las Pirámides en un derbi ante el CD Villacañas en el que sumó todos los ingredientes necesarios para la victoria. No la consiguió. Controló más fases del partido, generó más ocasiones que el rival, y más claras, y tomó mayores riesgos. Evidentemente, a los de casa, el punto les sabe mejor y es un mal menor, pero para los capitalinos, hace semanas que estos puntos sueltos son ya insuficientes. Está fuera de ‘play off’.
A diferencia de otras ocasiones, no entró del todo mal al partido. Se encontró con un rival, el Villacañas, muy bien armado, esta vez con defensa de cuatro y con Carballo y Ángel Luis preparados para dar velocidad por los costados. Pero la pelota fue (casi) completamente verde. La mejor ocasión no se hizo esperar, pero Pituli, bien situado en el lado izquierdo, disparó con su pierna buena para ver cómo estampaba la pelota en las manos de Rodri.
Al conjunto de Fernando Lominchar le costó enlazar jugadas para llegar al área contraria y lo agradeció el Toledo, que recuperó la posesión una y otra vez para intentar jugar en campo contrario. Eso sí, las llegadas fueron a cuenta gotas. Hay que destacar una de Pavel, en el minuto 14, en la que se fue por el centro para acabar disparando cuando lo mejor era pasarla a un compañero.
La defesa del Villacañas estaba muy atenta y tampoco fue posible meterla mano a balón parado. Es más, el equipo visitante incurrió una y otra vez en fuera de juego en estas acciones.
Cerca de la media hora, el CD Toledo combinó bien de nuevo en el balcón del área y la zaga rojilla tuvo que alejar el peligro. Justo después de esta jugada, en el área contraria se reclamó un penalti de Esparza sobre Carballo que Caraballo Rocha ni hizo ademán de pitar. Y se animó el Villacañas en este tramo final de primera parte con un tiro de Ángel Luis con la izquierda y un centro posterior que Manu Ruiz remató de cabeza muy desviado.
Fueron las escasas ocasiones de la escuadra local en 45 minutos nada buenos, mejores del CD Toledo, aunque sin remachar con un gol. Pero Lominchar ajustó a sus hombres en el descanso y la segunda parte fue otra. Más entrenida. Más abierta. Con más llegadas y más ocasiones todavía.
Alos siete minutos, el entrenador villacañero metió a Chata en el campo para, ahora sí, encender las alarmas en la defensa del CD Toledo, a pesar del riesgo de llevar dividir más el encuentro. Sin embargo, en el minuto 56, Pavel se entendió con Traoré y el africano se metió en el área por el lado derecho. Su centro, muy claro, no lo acertó a rematar Rubén Moreno. Sus compañeros exigieron pena máxima por un derribo de Gonzalo Guijarro que también se quedó en nada. No fue penalti porque para el delantero madrileño sí que parece serio, ya que podría sufrir una lesión en el hombro de larga duración.
Un contratiempo para un equipo, el capitalino, al que se le caen los efectivos en ataque casi cada semana. Quizás por ahí pueda explicarle que durante dos semanas consecutivas haya concluido a cero siendo el más goleador del grupo.
Calleja reaccionó con la entrada de Fran Montávez y situó de ‘9’ a Traoré. Se perdió ese control que se tenía y el correcalles estaba servido. Al Villacañas le vino como anillo al dedo porque, a partir de ese momento, dispuso de contragolpes, algunos bastante claros. Pero fue Jokin Esparza el que acarició el tanto en una acción por la derecha de Traoré y ÁlexJiménez. Luego probó suerte Pituli. Y luego Carballo.
Entró Álvaro Antón, que no jugaba de 2019, y Manu Ruiz metió en el choque a Olmedo, al que obligó a un paradón en un lanzamiento escorado en el minuto 73. El técnico visitante agotó los cambios y acabó diciéndole a Mario García que se pusiera de delantero. No le fue mal del todo al Toledo, que en el minuto 79 no celebró el 0-1 de milagro. Álex Jiménez la puso desde su costado y Pituli remató a portería vacía, aunque apareció Fran Simón para evitar la diana. Ya en el descuento hubo un poco de caos, con llegadas por parte de unos y de otros. Si es verdad que fue el Villacañas el que apretó y puso nervioso al rival, un CD Toledo que todavía no se desangra, pero al que se le multiplican las heridas.