scorecardresearch

Chicote regresa con más fraudes en el mundo de la alimentación

SPC
-

La Sexta estrena mañana una nueva edición de '¿Te lo vas a comer?', en la que descubrirá algunos engaños en productos cotidianos de consumo o grandes despilfarros de comida

Chicote regresa con más fraudes en el mundo de la alimentación

Alberto Chicote está de regreso con nuevos escándalos en el mundo de la alimentación. El enorme despilfarro que se produce en España, en una época en la que muchos no tienen para comer, o el fraude en cosas cotidianas como determinadas latas de conserva, carne o productos artesanos son algunos de los temas que el cocinero tratará en la cuarta edición de ¿Te lo vas a comer?, el programa de investigación y denuncia que vuelve mañana al prime time de La Sexta.

El cocinero y presentador regresa dispuesto a impedir que «nos la sigan colando» con ocho capítulos en los que sacará a la luz realidades que están cada vez más en aumento pero que son ilegales y buscará respuesta a cuestiones como «¿cuántos kilos de comida acaban en la basura sin que a nadie se le caiga la cara de vergüenza?».

En nuestro país se tiran casi ocho millones de toneladas de alimentos al año: se calcula que cada español desperdicia 31 kilos. Hogares, industria, campo y restauración son los puntos negros del despilfarro de comida. 

El cocinero probará distintos platos de paella en Londres.El cocinero probará distintos platos de paella en Londres.Alberto Chicote en este capítulo, se cuestiona: ¿Hay alguna ley que evite o regule el despilfarro ¿Cuál es la solución? ¿La donación, o minimizar los sobrantes?

Para acercarse a este gran problema de la sociedad actual, el chef se pone en contacto con dos waste warriors. Ellos le ponen tras la pista de un generador de despilfarro brutal: los comedores escolares. Los colegios en España desperdician una media de 14.000 toneladas anuales de comida. Chicote lo corrobora rebuscando en los cubos de basura de algunos de los colegios de La Moraleja, una zona residencial de clase alta de la Comunidad de Madrid. Encuentra kilos y kilos de productos en buen estado, que si se hubieran gestionado bien hubieran podido haber sido donados. 

Preocupado por lo que ha visto, decide buscar otros lugares donde se produce despilfarro y descubre los millones de toneladas de fruta que se tiran a la basura en el campo tan solo por la dictadura de la estética. El desperdicio de comida en grandes superficies y en los hospitales es otro aspecto que analiza Chicote en este episodio. 

Mucha fruta acaba en la basura por su aspecto.Mucha fruta acaba en la basura por su aspecto.Pero el despilfarro no será el único tema que abordará el cocinero en ¿Te lo vas a comer? Siguiendo las recomendaciones de las guías gastronómicas, Chicote visitará en los siguientes programas varios restaurantes typical spanish en Londres, con un resultado desastroso. Haciendo un sondeo por las calles de la ciudad Chicote acude a famosos mercados donde hay diferentes puestos donde se vende paella, aunque lo que encuentra dista mucho de la calidad que debería este plato.

Un etiquetado sospechoso

En otro de los episodios, el cocinero descubrirá al espectador el fraude alimentario en productos tan cotidianas como una conserva de atún. En España se consumen al año 100.000 toneladas de bonito en lata y el país es, además de uno de los grandes consumidores, el mayor productor de conservas de Europa. Sin embargo, la transparencia en el etiquetado en ocasiones brilla por su ausencia. 

Chicote investiga si actualmente algunos están colando al consumidor unos pescados más baratos en las conservas de atún y bonito. Por ello, el presentador manda a analizar ocho latas a un laboratorio de referencia. Los resultados arrojan el alarmante balance de un 25 por ciento de fraude. En una de las latas en cuya etiqueta pone atún en aceite realmente contiene melva. Otro bote de cristal que debería contener bonito del norte, el pescado que contiene es sarda. Chicote no tiene otra que pedir explicaciones por este engaño al consumidor a los propietarios de las empresas responsables del fraude.