scorecardresearch

Piedraescrita recupera para el turismo su albergue

J.M.
-

La Diputación tarda casi siete años en contestar al Ayuntamiento para devolver las llaves de 'El linchero'. Entretanto, el edificio ha estado cerrado y con evidencias de abandono

Piedraescrita recupera para el turismo su albergue

El Ayuntamiento de Robledo del Mazo ha recibido por fin una respuesta de la Diputación sobre el albergue 'El Linchero', de propiedad suya y localizado en la pedanía de Piedraescrita. Casi siete años ha tardado en contestar la institución provincial al consistorio jareño sobre una posible devolución de las llaves del inmueble, que dejó de funcionar como campamento de verano en el año 2013. La alcaldesa, Ana Belén Galán, informó al resto de los concejales en el Pleno celebrado el pasado 11 de febrero del final del silencio.

La respuesta hace suponer un desinterés por el edificio porque la Diputación confirma que nunca hubo un contrato de cesión oficial a la institución (el Ayuntamiento no había encontrado ninguno) y expresa la propuesta de entregar las llaves al Ayuntamiento. Como ya publicó este diario hace dos años, la fachada y la piscina presentan síntomas notables de abandono. «No ha habido nada de mantenimiento, que sepamos», precisa a este diario Galán. No obstante, añadió que sí se ha encargado la Diputación del arreglo la maleza de la parcela o de la sustitución de los extintores.

El Ayuntamiento jareño (Robledo del Mazo y las pedanías de Robledillo, Las Hunfrías, Navaltoril y Piedraescrita) buscará  la mejor forma de explotación de este inmueble. Así, ha atendido ya a interesados en reflotar el albergue 'El linchero', que necesitará de un lavado de cara. Por lo tanto, el Consistorio buscará licitar un contrato para que empresario explote el establecimiento para el turismo y la conservación del inmueble, ubicado precisamente en la calle Diputación.

«Estamos bastante contentos de haber logrado la recuperación del edificio», comentaba Galán, quien espera que tenga una finalidad turística a favor de la marca Valle del Gévalo, que comprende a Robledo del Mazo y sus cuatro pedanías. «Será un punto más para que venga la gente al valle y alojarse», asevera. La alcaldesa ha contestado ya a la Diputación para concretar la fecha de la entrega de las llaves.

Unos 350 niños de entre 8 y 13 años se turnaron en 2013 en periodos de varios días en el albergue de Piedraescrita, una pedanía de menos de 20 empadronados en el límite con la provincia de Ciudad Real. Hasta ese año, albergaba en verano a grupos que participaban de actividades medioambientales, deportivas, o culturales. «Salidas a la naturaleza, senderismo y el conocimiento del privilegiado enclave de uno de los rincones más bonitos de la geografía toledana, situado en la divisoria de las aguas de las cuencas del Tajo y del Guadiana, entre los nacimientos de los ríos Gévalo y Pusa, la sierra de Altamira y el Rincón de Anchuras, que asegura un contacto permanente de los jóvenes toledanos con el entorno y el medio ambiente natural», presumía la Diputación en 2013.