Entre Encinas

Pilar Gil Adrados


¿Y los veterinarios?

08/04/2020

Lógicamente, ante una enfermedad que tiene efectos tan graves sobre la salud de las personas, hay que priorizar la atención sanitaria y salvar vidas al COVID 19. Sin embargo, además de los cuidados clínicos, la contención de la propagación de la enfermedad requiere una estrategia global diseñada por un comité de crisis que reúna a quienes deben tomar decisiones y a quienes puedan aportar saber para que las decisiones que se adopten sean oportunas y eficaces. Por eso, no deja de ser sorprendente e inexplicable que no haya ningún veterinario, hasta la fecha, en el Comité Técnico.
A pesar de que nuestra profesión, representada por la Organización Colegial Veterinaria de España, se ha puesto a disposición del mando único de la autoridad sanitaria y ha entregado su material sanitario. Aunque siga ofreciéndose, a través de sus persistentes decanos y academias, y haya sido un profesor de la Facultad de Veterinaria quien haya liderado un laboratorio en la Universidad Complutense, reuniendo a los investigadores capacitados para la realización de las pruebas de laboratorio más complejas (PCR), que ofrece resultados en 24 horas.
Aun cuando, la OMS insiste en recomendar que los equipos incluyan veterinarios y que One Health sea una iniciativa de Naciones Unidas. Sin tener en cuenta, el ejemplo de otros países como el de Francia donde los veterinarios no solo participan en los comités de crisis, sino que han sido movilizados por su inestimable bagaje. O el de Alemania con el veterinario, doctor Lothar Wieler, al frente de la crisis.
Aun así, la respuesta obtenida, por el momento en España, está condicionada, al parecer, a que sea manifiesta la necesidad del conocimiento que puede proveer la ciencia Veterinaria.
Tengan la certeza de que no es hacer gala de un denostado, y ahora inútil, corporativismo, sino de llamar la atención, de recordar que somos sanitarios preparados para ayudar porque esta profesión cuenta con investigadores y especialistas con dilatada experiencia tanto en microbiología, inmunología y zoonosis como en gestión de crisis sanitarias.
Epidemiólogos que establecen pautas de diagnóstico, disponiendo de técnicas de cribado y de confirmación del patógeno, con las que poder tomar decisiones de aislamiento, vigilancia y vacunación de las poblaciones animales. Profesionales que organizan el funcionamiento de laboratorios con protocolos certificados para procesar miles de muestras al día, contando con grandes especialistas en el diagnostico serológico, microbiológico y genético.
Los veterinarios dirigen y diseñan planes de control, vigilancia y erradicación de enfermedades en poblaciones y no solo en individuos, con el fin de dirigir la acción y guiados por la prevención. Especializados en disponer medidas de bioseguridad, de contención y de vigilancia de distintas enfermedades. Expertos en la policía sanitaria de movimientos y con un eficiente sistema de control internacional que inició la OIE en 1924.
La profesión veterinaria sigue desempeñando sus funciones garantizando la seguridad de los alimentos y la salud de los animales, pero también se mantiene dispuesta y preparada para colaborar, con su conocimiento y experiencia, en todo lo que ahora es necesario.