scorecardresearch

Solo 6 municipios resisten sin positivos la variante ómicron

J.M.
-

El 97 por ciento de los municipios de la provincia han registrado casos del 27 de diciembre al 9 de enero

Solo 6 municipios resisten sin positivos la variante ómicron - Foto: Yolanda Lancha

La variante ómicron ha vapuleado cualquier control del número de positivos confirmados de la enfermedad Covid-19. Los últimos datos de la Junta de Comunidades sobre la incidencia acumulada municipio por municipio evidencia que se ha colado por todas partes. Pero hay seis localidades que han resistido sin casos oficiales entre el periodo del 27 de diciembre al 9 de enero. Se trata de los núcleos más pequeños de la provincia, puesto que el más grande, Alcañizo, suma 274 empadronados.

El resto de los municipios sin positivos confirmados figuran entre los menos habitados: Illán de Vacas (tres empadronados); Navalmoralejo (58 registrados); Paredes de Escalona (un total de 112); Sartajada (94 vecinos) y Villarejo de Montalbán (71 empadronados). Eso sí, estas localidades están repartidas por distintas comarcas.

De esta manera, solo el tres por ciento de los 204 municipios de la provincia han resistado la nueva oleada de positivos aparejada a la celebración de las navidades. Por ejemplo, el 44 por ciento de las localidades habían salvado sin positivos el periodo entre el 29 de noviembre y el 12 de diciembre, por lo que el último mes ha desencadenado un sopapo de contagios por Covid-19.

Illán de Vacas ha resistido, en un principio, sin casos positivos desde el inicio de los recuentos de la Junta de Comunidades. Cabañas de Yepes destacó también durante los primeros meses, pero cedió en abril de 2021 con la confirmación de tres casos.

La provincia ha registrado una tasa de incidencia de más de 1.400 casos por cada 100.000 habitantes en el cómputo de los municipios con más de 500 empadronados. Hay que tener en cuenta que, durante la pandemia, el umbral de alerta estaba colocado en 500 por cada 100.000 habitantes, pero la variante ómicron ha desarbolado los registros.

De hecho, la Junta de Comunidades ha variado el mapa del nivel de tasa de incidencia por municipios y ahora colorea la gravedad con una escala superior de contagios. Así, las localidades con una incidencia más extrema deben tener un mínimo de 1.500 por cada 100.000 habitantes. Alrededor de 50 municipios de la provincia se encuentran en esta coyuntura en la última semana, del 3 al 9 de enero, incluidos Toledo y Talavera.

Illescas, el tercer municipio por número de empadronados, figuran en un escalón por debajo. Así, la tasa entre el 3 y el 9 de enero se sitúa en 940,52 casos por cada 100.000 habitantes, con un total de 278 positivos. En el caso de Seseña, la tasa en el mismo periodo linda con los municipios con un nivel más extremo porque suma 1.433,53 casos por cada 100.000 empadronados. La localidad registró entonces 388 positivos.

Los casos positivos totales habidos en la provincia entre el 27 de diciembre y el 9 de enero sobrepasan los 20.000. No obstante, la situación hospitalaria es mucha más leve. Hace un año, a fecha del 14 de enero, estaban ingresados en los hospitales de la provincia un total de 370 pacientes con un cuadro agudo por coronavirus, frente a los 151 de la actualidad. Se trata de un 59 por ciento menos de ocupación de camas.

Lo mismo sucede con los casos más graves. En Toledo, las autoridades sanitarias habían comunicado hacia el 14 de enero que hay un total de 11 pacientes en estado crítico. Se trata de una persona más respecto al dato anterior, por lo que sí se está produciendo un incremento con el paso de los días (se empezó el año con nueve casos), pero la cifra es un 35,4 por ciento más baja que hace un año, cuando en las unidades de cuidados intensivos de Toledo había 31 intubados.