scorecardresearch

La hegemonía taurina de Villaseca de la Sagra en 2021

Dominguín
-

Del total de los 130 festejos de la temporada, la localidad sagreña organizó 21, supone el 16 por ciento de toda la provincia. La comarca de la Sagra, es la más pujante del territorio donde 21 de sus 31 municipios celebraron 74 eventos taurinos.

Villaseca de la Sagra ha celebrado 21 festejos a lo largo de 2021. - Foto: Dominguín

El año recién terminado 2021, nos ha dejado un sabor agridulce en cuanto a la recuperación de la tauromaquia en la provincia de Toledo. Partiendo de datos que antes de la aparición del fatídico Covid, llegaba a celebrar más de 400 festejos taurinos en nuestro territorio.

Los datos de 2020 fueron para olvidar, sólo 24 eventos en 12 meses. Esta pasada temporada del año veintiuno ya se volvió a ver cierta recuperación, sobre todo por lo pujante de la comarca de la Sagra y de la localidad de Villaseca de la Sagra. La comarca más poblada de Toledo es a su vez la más taurina. Son pueblos con población joven que cuentan con presupuestos económicos importantes, e inquietudes taurinas de sus habitantes.

De los 31 municipios que la componen, 21 de ellos han abierto sus plazas de toros, bien sean permanentes o portátiles para llevar a cabo 74 eventos taurinos. Esto ha supuesto el 57 por ciento de los 130 organizados en todo el territorio toledano.

Pero si hay otro año (excepto 2020), una localidad taurina por excelencia en la provincia, es Villaseca de la Sagra. Conocida por la afición a la fiesta nacional de sus vecinos fuera de nuestras fronteras. Hasta 21 festejos ha organizado su alcalde Jesús Hijosa, en la calle y en la plaza. Durante el verano volvió el Alfarero de Plata a 'La Sagra', con el formato de las 5 novilladas con ganaderías toledanas para los más noveles. Dos concursos de recortes en su ruedo, uno de ellos con los impresionantes toros de Cebada Gago que pusieron de nuevo el cartel de 'No hay billetes'. Otro logro de este municipio es que volviesen a correrse reses bravas en las calles con reses de lidia posterior, así durante siete días de las mañanas de sus fiestas. Para ello demostró el consistorio que con un protocolo modélico se pudieron ubicar a espectadores y corredores en tres lugares determinados y aforados. La guinda del pastel, la puso su extraordinaria feria taurina de septiembre, que con sus 6 novilladas del Alfarero de Oro, obteniendo grandes entradas de público dentro de lo permitido por las autoridades en sus tendidos.

Pero no es casualidad que los dos siguientes pueblos en el ranking de festejos sigan en el territorio sagreño. Añover de Tajo que en 2020 encabezó los festejos, este pasado año abrió en 6 ocasiones la plaza del 'Tío Venancio'. De ellas cuatro en su feria de San Bartolomé con dos impresionantes y serias corridas de toros, una novillada picada y otra sin caballos. Otra corrida de toros celebrada ene le mes de mayo, sitúan a este municipio como el que más corridas de toros ha tenido en el año finalizado de toda la provincia.

Por su parte en Yuncos, la afición de la asociación 'Toro Enmaromado de Yuncos' les hizo programar un fin de semana muy intenso, con seis festejos para todos los públicos. Una novillada sin caballos, toreo cómico y como no, sus imponentes toros desde el cajón y concurso de recortes. Muy de cerca, con cinco festejos ha estado Casarrubios del Monte que, a pesar de no poder ver sus animales en las calles, si ha tenido corrida de toros y novilladas con los astados locales de Mariano de León.

Méntrida comenzó la temporada temprana con una novillada sin caballos exitosa, para luego celebrar otros tres festejos en su feria de septiembre. En Mocejón este año hubo dos corridas de toros, la de la feria de la Virgen de las Angustias y la encerrona benéfica de Esaú Fernández en octubre, donde indultó dos toros del festejo. A estos eventos hay que sumar una becerrada y un concurso de recortes con toros matinal, que sumaron los cuatro festejos. Villarrubia de Santiago no se quedó a la zaga, y a parte de su novillada picada y sin caballos, como la corrida de rejones, este año lo completó con un concurso de recortes que sumo las cuatro veces que abrió sus puertas. Portillo de Toledo por su parte celebró con motivo de sus fiestas de San Cosme y San Damián un concurso de recortes, una suelta y su novillada, lo que sumó en octubre otro festejo popular más que hizo los cuatro totales.

En la capital se han abierto las puertas del coso de Mendigorría en tres ocasiones, la corrida mixta con tintes toledanos el día del Corpus, un festival con picadores a beneficio de Cáritas y una corrida mixta en la feria de la Virgen del Sagrario en agosto.

La Caprichosa volvió a abrir sus puertas 728 días después, más de dos años cerrada, lo que hizo que la gente acudiese hasta el coso talaverano llenando sus tendidos en el aforo permitido atraídos fundamentalmente por el tirón popular de Tomás Rufo que se presentaba en su tierra como matador de toros.

La comarca torrijeña ha sido la segunda más prolífera con 26 festejos, siguiéndole las comarcas talaveranas con 11. Más lenta está siendo la recuperación en otras zonas provinciales, pues en la comarca de Orgaz han sido 7 festejos por los 6 celebrados en la de Ocaña. En la mancha toledana sólo ha habido dos días toros, mientras que en los montes de Toledo, Cuerva a través de su peña taurina 'El Trincherazo', fue el único municipio que hizo toros organizando una novillada picada con una gran entrada de público.

Pero el bloque amplio de festejos que teníamos en Toledo eran los festejos populares, los que principalmente se celebran en las calles de los pueblos. Encierros y sueltas de reses que no han recuperado su esplendor, quitando el puntual caso de Villaseca de la Sagra y sus 7 mañanas de toros por sus calles. No ha habido localidades que hayan obrado el milagro de combinar los protocolos sanitarios con los toros en la calle. El año 2019, el último antes de la dichosa pandemia, 300 festejos populares se llevaron a cabo, por los 44 de este año, de los cuales 37 han sido en plazas de toros.

Si la situación se empieza a normalizar los toros volverán a pueblos grandes y pequeños, los ayuntamientos que entran en su último año de celebraciones festivas antes de los procesos electorales de mayo de 2023, tirarán la casa por la ventana, y con ello la provincia florecerá en cuanto a festejos taurinos siendo una de las más destacadas de toda España.