'El Cavero', sin final feliz

J. M. / Olías del Rey
-

Las más de 40 familias del asentamiento abandonaron ayer 'El Cavero' y dejaron paso a las máquinas, que empezaron inmediatamente el derribo del edificio declarado en ruinas

‘El Cavero’, sin final feliz - Foto: David Pérez

Una máquina devoraba la fachada de la vieja ruina que abrigaba el asentamiento de ‘El Cavero’, mientras las decenas de familias que se habían enroscado a la propiedad de la Tesorería de la Seguridad Social trataban de resolver en el Ayuntamiento de Olías del Rey el futuro. El futuro de los próximos días. Los habitantes del asentamiento de ‘El Cavero’ han pasado ya su primera noche en el campamento de emergencia levantado a toda prisa por el Ayuntamiento de Olías del Rey para remendar la ausencia de alternativas de vivienda para las más de 40 familias.
«No se puede vivir, hace mucho frío», comentaba ayer a este diario a última hora de la tarde Víctor Jiménez, uno de los chabolistas que se reunió con el alcalde de Olías del Rey, José Manuel Trigo, para lograr unas mejores condiciones en estas instalaciones provisionales. Unos generadores de electricidad acompañarán la estancia temporal, provisional más si cabe dadas las condiciones del lugar, en un alto en pleno campo. «Estamos viviendo muy extremadamente», añadía el mismo chabolista, que empezaba a sentir los primeros efectos de la helada.
Los habitantes de ‘El Cavero’ se dividieron una vez que abandonaron el asentamiento. La mitad se fue a la plaza de la Constitución y la otra mitad a la zona del Ferial. La primera parte aguardaba el final de la reunión de los representantes con el alcalde. Una hora y media después, acordaban ir al campamento, a regañadientes porque no gustaban nada las condiciones.
«No se podía ni andar porque estaba lleno de barro y nos hemos tenido que venir para acá. Ni agua ni luz, ni nada. Había unas garrafitas como si fuéramos animales. Nos han llevado a la miseria», lamentaba una mujer que esperaba junto a un grupo de unas 40 personas a que concluyera la reunión en el Ayuntamiento.
Al final, el Ayuntamiento facilitó más tiendas de campaña y se comprometió a echar hoy zahorra para que los vehículos puedan maniobrar en un campamento que está ubicado a un kilómetro de la carretera que conecta Olías con Yunclillos.
Con hogueras, los habitantes de ‘El Cavero’ intentaban sortear el frío en el campamento porque los calefactores no bastaban para vencer las bajas temperaturas.

los 20.000 euros de olías. El alcalde insistía en que el Ayuntamiento ha tomado una decisión de emergencia porque la administración municipal no tiene competencia en vivienda. De momento, el Consistorio ha abonado por los diferentes conceptos asociados a este alojamiento de urgencia entre 10.000 y 20.000 euros, sin cerrar de momento los próximos gastos.
«Más no puedo hacer», apuntaba el regidor municipal, quien lamentaba que había pedido tres entrevistas al presidente de la Junta, Emiliano García-Page, sin que haya sido recibido para tratar el asunto del asentamiento de ‘El Cavero’.