'Quejigo' busca crear su nuevo hogar en Los Montes de Toledo

La Tribuna
-

Es el tercer lince que se ha soltado en una finca de Villarejo de Montalbán este año. En abril se liberarán en Toledo otros dos ejemplares

Cuando finalicen las sueltas programadas de este año, serán un total de 94 linces ibéricos liberados en el periodo 2014-2020. - Foto: La Tribuna

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha llevado a cabo una nueva suelta de un  ejemplar de lince ibérico, en el entorno natural de los Montes de Toledo de la provincia, llamado ‘Quejigo’ y de 11 meses que, procedente del Centro de Cría en Cautividad de Zarza de Granadilla (Cáceres), ha sido liberado en la finca Los Pradillos del término municipal de Villarejo de Montalbán, como continuación del proyecto europeo Life+Iberlince y en el que la región sigue participando como socio.
Tal y como ha explicado el delegado provincial de Desarrollo Sostenible, Tomás Villarrubia, que ha participado en la suelta de ‘Quejigo’, éste es el tercer ejemplar que se ha liberado en los Montes de Toledo en lo que va de año, tras la suelta el pasado 20 de enero del macho ‘Queso’ y la hembra ‘Quirina’, también en otra finca de la localidad de Villarejo de Montalbán, y a ellos les seguirá en el mes de abril la liberación de otros dos nuevos linces. «De esta forma, en los primeros meses de este año 2020 se habrán liberado un total de cinco ejemplares en la zona de reintroducción de los Montes de Toledo».
El joven macho ‘Quejigo’ se ha convertido ya en un ejemplar más de los 45 que hasta la fecha se han reintroducido en los parajes de los Montes de Toledo, desde que en 2014 se iniciaran en Castilla-La Mancha las primeras sueltas, tanto en este enclave natural de la provincia de Toledo como en la otra zona de reintroducción de Sierra Morena en la provincia de Ciudad Real, a través del proyecto europeo Life+Iberlince y que este año continua con sus trabajos de conservación del lince en la península ibérica mediante el nuevo proyecto Life ‘Lynxconnect’.
Así, cuando finalicen las sueltas programadas de este año, serán un total de 94 linces ibéricos liberados en el periodo 2014-2020, mediante estos programas, en las dos zonas de reintroducción de Castilla-La Mancha (47 en los Montes de Toledo y otros 47 en Sierra Morena), donde se ha logrado establecer una presencia estable de esta especie en peligro de conservación, tanto con las sueltas de ejemplares criados en cautividad como con el nacimiento de nuevos cachorros en estado salvaje.
En este sentido, el delegado provincial de Desarrollo Rural, Tomás Villarrubia, ha subrayado «el compromiso del Gobierno regional por proteger y conservar la biodiversidad y la riqueza natural de nuestra tierra»y ponía el acento en cómo «en apenas cinco años, en Castilla-La Mancha hemos pasado de tener unos pocos ejemplares de lince a contar en la actualidad con cerca de 200 en nuestros parajes, un tercio de los algo más de 600 que hay en toda España».
‘Quejigo’, que nació el 20 de marzo del año pasado, es hijo de ‘Jarilla’ y ‘Helio’ y ha sido criado en cautividad en el Centro de Cría de Zarza de Granadilla (Cáceres), al igual que sus hermanas ‘Quinqui’ y ‘Quilica’, donde ha sido cuidado, chequeado, vacunado y ha podido practicar varias técnicas de caza antes de su liberación.
El nuevo hábitat donde ya vive en libertad este joven macho de lince ibérico, el entorno de la finca Los Pradillos’ de Villarejo de Montalbán, está formado por extensas manchas de monte mediterráneo y cuenta con densas poblaciones de conejo, principal alimento de los ejemplares de este especie.
Además esta finca, enclavada en Los Montes de Toledo, alberga ya otros ejemplares de lince ibérico establecidos territorialmente.