scorecardresearch

El colegio Ciudad de Aquisgrán pide el autoconfinamiento

F. J. R.
-

El colegio del barrio de Santa Bárbara tiene clases confinadas en todo su ciclo de Primaria. La capital concentra el 47% de las aulas cerradas en toda la provincia a consecuencia del Covid

El colegio Ciudad de Aquisgrán pide el autoconfinamiento - Foto: Yolanda Lancha

Castilla-La Mancha se prepara para comenzar la vacunación contra el coronavirus en menores de cinco a once años. Las dosis serán inyectadas, seguramente, en los propios colegios, aunque también se sopesa que pueda hacerse en los respectivos centros de salud. Todo se comunicará mediante un sms remitido por el Sescam a los tutores de cada menor a partir de este próximo miércoles, estimando el Gobierno regional que antes de que termine el año estarán vacunados todos los niños de hasta nueve años. 

La irrupción de la vacunación infantil entra en pleno ascenso de la sexta ola de coronavirus en España. Ni Castilla-La Mancha ni la provincia de Toledo son una excepción, y aunque bien es cierto que presentan algunos de los números más bajos de contagios infantiles de todo el país, la cifra va poco a poco en aumento.

Actualmente, según los datos facilitados a La Tribuna por la Delegación de la Junta en Toledo, en la provincia hay un total de 34 aulas confinadas por coronavirus. El dato está actualizado a cierre del pasado viernes, y los alumnos positivos en esas clases ascienden a 74; mientras que el dato general de menores que se han quedado sin poder asistir al colegio ascendería, en un cálculo aproximado, a unos 600 alumnos de toda la provincia.

El municipio con peores datos es la propia capital. Toledo aglutina el 47% de las aulas confinadas por contagios de la Covid-19 en la provincia. Se trata de un total de 16 clases de Educación Infantil, Primaria y alguna guardería.

En esas aulas hay un total de 18 menores que han dado positivo en Covid mediante prueba PCR, según datos de la Delegación de la Junta.

La situación no es de momento alarmante, puesto que en la ciudad hay un total de 25 centros educativos, entre públicos, privados y concertados, pero la cifra aproximada de niños que se han quedado sin poder asistir a clase superaría en Toledo los 400 alumnos.

Con todo, el peor caso de todos se está viviendo además en un colegio del barrio de Santa Bárbara. Se trata de colegio público Ciudad de Aquisgrán, que la pasada semana llegó a pedir el autoconfinamiento de todo el centro ante el aumento de casos, que han paralizado prácticamente todos los cursos de educación Primaria. Educación no les ha contestado.

En ese colegio hay confinadas, según ha tenido conocimiento este diario, cuatro de las 16 aulas afectadas en la capital. Se trata de una clase de cuarto, con media clase positivo, una de quinto, y dos de sexto, una de las cuales eligió el autoconfinamiento decretado por los propios padres tras conocer la cantidad de contagios que se estaban produciendo en el centro.

Los padres denuncian que muchos de sus hijos han asistido a clase siendo positivos al no practicarles pruebas PCR desde Sanidad.